Para los familiares de personas desaparecidas, los seis millones destinados a la construcción del Panteón Ministerial representan una mala inversión por parte de la Fiscalía General del Estado (FGE), pues bien pudieron ayudar en la identificación de los cadáveres que saturan las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo).

María Guadalupe Rodríguez Narciso, representante del Colectivo de Desaparecidos y Asesinados de Chilpancingo, sostiene que el Panteón Ministerial que opera con el auspicio de la FGE y la Secretaría de Salud (Ssa) no es necesario, pues lo más correcto era trabajar directamente en la identificación de los cadáveres que permanecen apilados en las instalaciones del forense.

El jueves de la semana pasada, Heriberto Huicochea Vázquez, uno de los socios del panteón privado La Paz, indicó que el monto global de recurso que se invertirá en el Panteón Ministerial es de poco más de seis millones de pesos, consta de siete módulos con capacidad para resguardar 280 cadáveres no reclamados, cuidando un procedimiento que permite mantener a salvo las características de los cuerpos ahí depositados, con la información necesaria para facilitar su identificación.  

Pese al monto global del proyecto, Huicochea Vázquez sostiene que hasta el momento solo se ha cubierto un recurso que no supera el millón 200  mil pesos, cantidad que se ha utilizado para habilitar calles y levantar los módulos.

Rodríguez Narciso insiste en que dicho Panteón Ministerial, aunque se diga que es único en su tipo a nivel nacional, en realidad es una obra que resulta ociosa, pues el dinero invertido en él bien se pudo utilizar para costear los perfiles genéticos que son indispensables para identificar los cadáveres que están amontonados en el forense.

“Ese dinero se debió aplicar en reactivos para hacer las pruebas de ADN, porque así menos vamos a encontrar a los desaparecidos”, anotó.

Recordó que en laboratorios particulares, un perfil genético tiene un costo de aproximados 10 mil pesos, razón por la que el dinero utilizado para e Panteón Ministerial hubiera sido determinante para darle identidad a los cadáveres no reclamados.

Hasta el momento, dijo que con el trabajo de la Policía Federal Científica se ha logrado la identificación de al menos seis cadáveres que permanecían desde hace varios años en el Semefo de Chilpancingo.

Lamentó que hasta el momento las autoridades locales no le hayan dado el interés que debe tener la búsqueda de los desaparecidos en Guerrero.

        

Deja tu opinión