El gobierno de Guerrero busca generar algunos acuerdos con representantes de Coca-Cola en México, para conseguir cuanto antes que reanuden sus operaciones en la Tierra Caliente, luego de que cerraran el almacén de Ciudad Altamirano el viernes 23 de marzo.

Alvaro Burgos Barrera, titular de la Secretaría de Desarrollo Económico del Gobierno estatal, reconoció que es lamentable que Coca-Cola haya decidido cerrar sus operaciones.

Derivado de que se tomó dicha determinación, dijo que se comunicó con uno de los ejecutivos de la compañía en la Ciudad de México, lo atendió un encargado de supervisar el funcionamiento de los almacenes en el sur-sureste del país, con quien acordó instalar una mesa de trabajo en los próximos días.

Burgos Barrera refirió que la indicación del gobernador Héctor Astudillo Flores, es garantizar que la empresa refresquera pueda operar con normalidad.

Recordó que antes de que la compañía decidiera cerrar sus instalaciones en Ciudad Altamirano, el gobierno de Guerrero no conoció de ninguna solicitud de apoyo ante las eventualidades que enfrentaba, sin embargo, manifestó que hay disposición para otorgar las facilidades para que puedan realizar su trabajo.

De entrada, dijo que hay un acuerdo positivo, que va en el sentido de establecer un puente de comunicación, para a partir de ahí perfilar la posibilidad de reapertura.

Reconoció que Tierra Caliente enfrenta problemas de inseguridad, pero también refirió que se trata de situaciones que se enfrentan en todo el país.

Deja tu opinión