¿De qué manera vamos a insertarnos en el proceso democrático, si estamos muertas?

·Mujeres “paralizan” al Congreso local con minutos de silencio para 59 asesinadas

Durante el Parlamento de Mujeres 2018, las peticiones de justicia paralizaron parcialmente las actividades del Congreso local, pues varios reclamos fueron acompañados por la petición de minutos de silencio.

Apenas la noche del martes 6 de marzo, Marina Reyna Aguilar, presidenta de la Asociación Guerrerense contra la Violencia Hacia las Mujeres daba a conocer que en lo que va del año, en Guerrero se han cometido 59 asesinatos en contra de mujeres.

Dicho dato fue retomado por la parlamentarista Cindy Leticia Campuzano, quien manifestó que si se pidiera guardar un minuto de silencio por cada mujer asesinada en lo que va del año, el resultado sería equivalente a guardar silencio durante una hora.

Sin embargo, la conductora de noticias en la región Centro del estado sostuvo que guardar silencio ante la creciente violencia hacia las mujeres no es la ruta adecuada.

Ella sostuvo que el Protocolo Alba, creado con el ánimo de implementar mecanismos de búsqueda coordinada entre los tres niveles de gobierno, pese a que se anunció “con bombo y platillo” en 2016, cuando se le puso en marcha en realidad no ha funcionado en esta entidad, pues cuando se emiten las alertas, las mujeres reportadas como desaparecidas ya sufrieron un desenlace fatal.

Maribel Simón Nicolasa, parlamentarista del puerto de Acapulco, pidió a las 46 mujeres que se encontraban en la sala de Plenos del Poder Legislativo de Guerrero, tomarse la mano y guardar un minuto de silencio en memoria de Lesli Pamela Montenegro, mejor conocida como “Nana Pelucas” y asesinada en un restaurant de su propiedad, a quien dijo no conoció personalmente, pero recordó en señal de empatía y solidaridad.

También solicitó el mismo procedimiento para el caso de Magdalena Aguilar Romero, la nutrióloga asesinada por su esposo y suegra en la ciudad de Taxco, quien fue desmembrada y sus restos sometidos a un proceso de cocción en la cocina de un centro botanero.

También con las 46 parlamentaristas tomadas de la mano solicitó un minuto de silencio para la memoria de María Luisa Ortiz, mujer que fue reportada como desaparecida el viernes 2 de marzo y cuyo cadáver se encontró la mañana del martes en la carretera federal Iguala-Taxco.

“Yo sé que parece eterno, pero es una medida necesaria”, dijo la abogada procedente del puerto de Acapulco.

Llamó a no ensuciar la memoria de las víctimas, buscando argumentos incongruentes para justificar la violencia con la que terminaron sus vidas.

“Ellas no fueron culpables de sus propias muertes, ellas no se lo buscaron, ellas no querían estar muertas y por eso exigimos justicia antes que equidad de género; justicia antes que abrir la participación de la mujer en el sistema democrático del estado”, anotó.

Antes de terminar la intervención, dejó en el aire una pregunta, la que se planteó de la siguiente manera:

¿De qué forma pueden insertarse las mujeres en el sistema democrático del estado, si estamos muertas?  

En el parlamento se habló sobre la necesidad de frenar el acoso sexual hacia las mujeres, de abatir la impunidad que prevalece en la mayoría de los feminicidios registrados y garantizar de esa manera el desarrollo de las mismas.

Se llamó a dejar en el pasado la cultura patriarcal, luchar contra cualquier forma de discriminación y buscar el empoderamiento real de las mismas, ante las situaciones deplorables que se viven en el país, pero particularmente en Guerrero.

Se solicitaron políticas públicas efectivas para combatir toda manifestación de discriminación directa o indirecta por cuestión de género, para que la lucha por la igualdad no se quede en un mero discurso.

 El Parlamento de Mujeres 2018 fue convocado de manera conjunta por el Congreso del Estado y el gobierno de Guerrero a través de la Secretaría de la Mujer, en donde se manifestó que sin igualdad real no habrá democracia consolidada en Guerrero.

Deja tu opinión