Habilitar dicha área implica una inversión muy fuerte, aclara secretario de Salud de Guerrero  

Las colombianas Dayana Sánchez García y Tatiana Guzmán García, muertas a consecuencia del incendio de un Ferrari Spider en la Autopista del Sol, fueron atendidas en un hospital que tiene un área especializada para la atención de víctimas de quemaduras, pero que en realidad nunca ha funcionado por falta de recursos.

Carlos de la Peña Pintos, titular de la Secretaría de Salud (Ssa) del gobierno estatal, reconoció que el área de quemados del Hospital General Raymundo Abarca Alarcón nunca han funcionado, pero aclara que las víctimas de quemaduras no son ignoradas, cuando hay casos se les canaliza a la Ciudad de México.

De la Peña Pintos recordó que el hospital Raymundo Abarca Alarcón fue inaugurado en marzo de 2012, durante la administración gubernamental de Ángel Aguirre Rivero.

En ese tiempo, el ex secretario de Salud, Lázaro Mazón Alonso anunció la existencia de un área especifica para la atención de víctimas de quemaduras, lo que representaba un plus importante para dicho nosocomio.

“La verdad es que esa área de quemados desde que se construyó el hospital no se terminó; se tenían algunos equipos, pero el área de quemados tiene un alto costo y las autoridades pasadas no hicieron algo para ponerlas a funcionar”, destacó

Comentó que en 2015, cuando comenzó la administración actual, encabezada por Héctor Astudillo Flores se revisó el área y se la encontró inoperante, por lo que se necesita realizar un estudio profundo para determinar el costo real que tiene su puesta en marcha.

Comentó que hay personas que cuestionan el hecho de que el área en mención no esté funcionando, sin embargo, cuando formaron parte de la administración anterior nunca hicieron nada.

“Tengo 42 años trabajando en la Secretaría de Salud, cuando la anunciaron (el área de quemados) pensamos que iba a funcionar en realidad, pero no pasó así”, admitió.

El funcionario aclaró que el gobierno actual no desatiende a las víctimas de quemaduras, cuando hay casos que lo ameritan se les canaliza a la Ciudad de México.

En el caso de niños, indicó que se tiene buena relación con algunos institutos pediátricos que le dan el apoyo a las autoridades de Guerrero.     

Para estar en condiciones de aperturar el área que actualmente no se utiliza en el Hospital General de Chilpancingo, dijo que lo más correcto es realizar un diagnóstico del costo que tiene adquirir el equipo, los insumos y el acondicionamiento.

Respecto al caso de Tatiana y Dayana, las víctimas mortales del caso Ferrari, dijo que ellas enfrentaron una situación extrema, pues presentaban quemaduras de tercer grado en el 90 por ciento de sus cuerpos.

“Sus tejidos estaban prácticamente acartonados, en un nivel en que el porcentaje de mortalidad es fuertísmo; aún así se les entubó inmediatamente para contener la inflamación de las vías aéreas, el hecho de ventilarlas permitió mantenerlas un poco más con vida”. Anotó.

A diferencia de otros casos, De la Peña dijo que por la condición en que estaban, era muy difícil trasladar a las jóvenes colombianas hacia la capital del país.

  

Deja tu opinión