También que se informe cuántos son y en que ciudades deambulan

El Pleno del Congreso local exhortó al gobierno de Guerrero para que a través de su Secretaría de Salud, garantice la existencia de espacios para atender a los indigentes con padecimientos mentales que deambulan en esta entidad federativa.
La propuesta fue llevada a tribuna por la diputada Silvia Romero Suárez, integrante de la fracción parlamentaria del PRD, quien de entrada manifestó que las personas con trastornos mentales se encuentran entre las más desatendidas del mundo, lo que se puede confirmar claramente en el estado de Guerrero.
Romero Suárez destacó que a las personas que padecen una afección médica, con frecuencia reciben un trato menos que humano, por lo que las personas con trastornos mentales son objeto de constantes violaciones a sus derechos humanos.
Los malos tratos se pueden cometer en centros de salud mental, hospitales e incluso en sus propias familias.
Recordó que en el Plan Nacional de Desarrollo existe un Programa de Acción Específico Salud Mental, que de manera central considera la necesidad de generar espacios para la atención integral del paciente al interior del hospital general, cuya prestación de servicios tiene como objeto proporcionar atención médica a personas con trastornos mentales como patología única o asociada a otras enfermedades.
Para que eso sea posible, indicó que se requiere de un área específica de hospitalización, urgencias y diferenciada para consulta externa al interior del hospital general.
Hasta el momento, ninguna de las Unidades Médicas del estado de Guerrero cuenta con la infraestructura necesaria para atender a personas con trastornos mentales.
La representante popular indicó la necesidad de conocer cuántas personas existen en Guerrero con trastorno mental, cuál es el tratamiento que debe aplicársele a cada persona y si es posible, saber cuántos casos han derivado en suicidio.
Lo más importante, es tener claridad sobre qué autoridad es la responsable de la atención de personas con retraso mental.
“En lugares como en Guerrero, donde no contamos con Centros Hospitalarios con la infraestructura necesaria, se pueden aplicar otras alternativas de solución para provocar la reinserción del paciente, que son dispositivos comunitarios que tienen como propósito la reintegración social del usuario al medio al que pertenece a través de diferentes estructuras de atención comunitaria”, expuso Romero Suárez.
Si bien la Secretaría de Salud Federal es la autoridad rectora en el tema, sostuvo que los Servicios Estatales de Salud son los responsables de aplicar las políticas de prevención, promoción, atención y rehabilitación psicosocial, de ahí la importancia de la acción y programación de acciones específicas que pueden impulsar las autoridades locales.
Por esa razón, el Pleno del Congreso del Estado dirigió un exhorto al gobernador Héctor Astudillo Flores, para que instruya al Secretario de Salud, Carlos de la Peña Pintos para efecto de que realice las gestiones necesarias para que las acciones que se realicen en Guerrero, en la atención de la salud mental se encuentren plenamente alineadas con el Programa de Acción Específico Salud Mental 2012-2018.
Para eso, es necesario que se busquen los mecanismos que permitan que se cuente con áreas de atención necesarias en los Hospitales Generales.
También se pide al gobierno estatal que entregue un informe pormenorizado sobre las acciones que se realizan en la Entidad para la atención de salud mental, qué se diga que hospitales cuentan con áreas de atención de pacientes con trastornos mentales, alineados al Programa de Acción Específico Salud Mental del Gobierno federal.
También se solicita que haya precisión respecto a las autoridades que se encargan de brindar atención a las personas que se encuentran deambulando por calles y carreteras del Estado y que presentan trastornos mentales.
Se requiere información sobre el tipo de ayuda que se brinda a las personas con retraso mental, así como el impacto de las acciones que hsta el momento se han emprendido en ese tema.

Deja tu opinión