Pretenden diversificar la actividad económica entre Guerrero y Michoacán

El titular de la Secretaría de Desarrollo Económico, Alvaro Burgos Barrera sostuvo que ya hay empresas interesadas en instalarse en la zona económica especial La Unión-Lázaro Cárdenas, que pretende diversificar la actividad económica en una zona en la que prevalece el turismo.

El funcionario sostuvo que la zona especial es producto de una iniciativa del Gobierno de la República, pero que han estado operando con mucho interés los gobiernos estatales de Guerrero y Michoacán.

En dicha zona, destacó que se pretende atraer la inversión de empresas “globales”, con el ofrecimiento de incentivos fiscales, un sistema aduanero muy flexible y un marco regulatorio ágil, para permitir que comiencen a operar cuanto antes.

La intención de ese tipo de proyectos, de acuerdo con el responsable de Desarrollo Económico en Guerrero, es avanzar en el proceso de acortar la distancia entre los estados del norte de la república con el sur sureste, en cuanto a niveles de crecimiento.

Explicó que para las empresas que se instalen en dicha zona se aplicará una taza cero en cuento al Impuesto al Valor Agregado (IVA), en tanto que durante diez años no pagarán el Impuesto sobre la Renta (ISR), en tanto que para los próximos 5 años solo pagarán el 50 por ciento.

En materia laboral, las compañías que operen ahí solamente pagarán el 50 por ciento de las cuotas obrero patronales durante los primeros diez años, en tanto que los cinco años siguientes solo en 25 por ciento.

Burgos refirió que se pretende captar la atención de empresas de la industria automotriz, de la metalmecánica, de la química y la agroindustria, hasta el momento, el gobierno de la República ha confirmado el interés de varias compañías reconocidas a nivel internacional para instalarse en dicha zona, de entrada se maneja un monto de inversión que supera los 2 mil 500 millones de dólares.

La meta es comenzar a trabajar en la construcción de la infraestructura que hará funcional la zona, una vez que los proyectos entren en operación se espera generar por lo menos 10 mil empleos directos, lo que implica detonar la economía de esa zona, en donde los niveles de pobreza son altos y se depende fundamentalmente del turismo.

El funcionario refirió que durante la etapa de construcción, así como en la instalación de las empresas ancla se buscará la manera de favorecer a los habitantes de la zona, para que puedan acceder a salarios bien remunerados con prestaciones que actualmente no tienen.

Agregó que ya se trabaja con diferentes universidades para tratar de captar a sus egresados e incorporarlos al proyecto que está en puerta, en algunos casos se habla incluso de adecuar algunas materias para que sean compatibles con la mano de obra que se requerirá.

Álvaro Burgos Barrera reconoció que en la zona que se menciona, la población ha tenido muy pocas posibilidades de acceder a empleos bien remunerados, salvo en la actividad turística y en menor medida en la ganadería o el campo.

Por esa razón, consideró que al abrir una opción más en el sector industrial, se avanzará de manera importante en la ruta de generar desarrollo.

También reconoció que la zona de que se habla ha sido muy golpeada en el ámbito de la seguridad pública, pero destacó que ya los gobiernos de los estados de Guerrero y Michoacán han trabajado en el diseño de un esquema de trabajo que permita blindar la zona de referencia.

Deja tu opinión