Siria, la definición del nuevo orden mundial.

Imposible sustraerme de dar a conocer mi humilde opinión sobre el bombardeo a este gran país. Veo estrechamente relacionados los procesos de cambio que se intentan en América Latina: Brasil, Ecuador, Bolivia, Venezuela, entre otros; sus relaciones con Rusia y China; la ofensiva contra Lula; y el proceso electoral en México que apunta, insisto, a la operación de un megafraude con intervención de los organismos institucionales que supuestamente deberían de favorecer el desarrollo de la democracia electoral en México.

Volvamos a Siria y de allí, continuaremos nuestros análisis. Con fecha 14/04/2018, encontramos un reporte de Diego Pappalardo, director de Consultora Universum, que expone lo siguiente: Como se esperaba, el ataque militar de la Coalición Internacional contra Siria se llevó a cabo en la madrugada del 14 de abril, contando con la participación de Israel, los Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia.

El presidente estadounidense, Donald Trump, dos semanas después de anunciar que retiraría las tropas de su país estacionadas en Siria, ordenó la ofensiva bélica contra objetivos específicos, una acción punitiva contra el gobierno de Bashar Al Assad y la nación Siria.

El diseño de esta geopolítica requiere de una Siria en caos, debilitada y disociada del equilibrio regional iraní. Se concretó el bombardeo; el cual es repudiado masivamente por las poblaciones del mundo entero, no así por las dirigencias políticas y militares tradicionalmente alineadas con Israel y la OTAN. A pesar de ello, no pudieron lograr la aquiescencia del mandatario ruso, Vladímir Putin, para desproteger a Bashar Al Assad y romper su cooperación con Irán. La Coalición Internacional lanzó contra Siria más de un centenar de misiles en un lapso superior a los 70 minutos, utilizando múltiples plataformas.
Se informa que el sistema de defensa de Siria funcionó óptimamente, interceptando decenas de misiles, mientras que en plena operación de la Coalición Internacional, la disuasión rusa se hizo sentir colaborando en la interrupción de la agresión.

Esta operación militar se dió a pocas horas de la apertura de la investigación que la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas tiene asignada por el presunto ataque químico que, principalmente Israel y Gran Bretaña, le endilgan al gobierno de Al Assad.

“En 2013, el presidente (Vladimir) Putin y su Gobierno prometieron al mundo eliminar las armas químicas de Siria. El reciente ataque de Al Asad -y la respuesta de hoy- son resultado directo del fracaso de Rusia en mantener su promesa”, dijo Trump. “Rusia -añadió Trump– debe decidir si seguirá por este oscuro camino o si se unirá a las naciones civilizadas como una fuerza de paz y estabilidad”.

El jefe del Pentágono, James Mattis, dijo que la ofensiva de Estados Unidos. y sus aliados europeos contra posiciones de Bachar al Asad fue “única” y aseguró que no hay más ataques planeados. “Ahora mismo, esto es un único golpe, y creo que lanza un mensaje muy fuerte para disuadirle (a Al Asad), para desalentarle de que lo vuelva a hacer (un ataque químico)”, dijo en rueda de prensa Mattis. “Ahora mismo -añadió-, no tenemos más ataques previstos”.

Por otra parte, “El ataque contra Siria por las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, Reino Unido y Francia “no se quedará sin consecuencias”, advirtió el embajador de Rusia en Washington, Anatoli Antónov. “Los peores presagios se han cumplido. No han escuchado nuestras advertencias. Nos vuelven a amenazar. Habíamos advertido de que estas acciones no se quedarán sin consecuencias. Toda la responsabilidad recae en Washington, Londres y París”, dijo Antónov en una declaración oficial difundida por la Embajada.

El primero de los ataques a Siria, ocurrió cerca de Damasco y tuvo como objetivo un centro de investigación científico utilizado, según el jefe del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., general Joseph Dunford, para “la investigación, desarrollo, producción y pruebas de armas químicas y biológicas”. El segundo objetivo de Estados Unidos y sus aliados europeos en el ataque a Siria fue un depósito de armas químicas ubicado al oeste de Homs, que según Dunford almacenaba las principales reservas de gas sarín en manos del Gobierno de Al Asad. Finalmente, las potencias occidentales, encabezadas por Estados Unidos, atacaron otro almacén con armas químicas y un “importante centro de comandancia” ubicados cerca del segundo objetivo al oeste de Homs.

Hasta aquí la información que reporta los hechos. Ahora veamos qué es lo que se puede deducir de los mismos: una primera opinión es que fue un ataque consensuado entre Trump y Putin, ya que se entienden y lo que hacen es aparentar sus diferencias, Putin y Trump tienen claro que son el objetivo de la élite gobernante y el objetivo para los dos mandatarios es aniquilar el estado profundo, esto es, los grandes grupos detrás de las transnacionales y las grandes entidades financieras.

Otro enfoque, es inaceptable el ataque de estos 3 países contra Siria, para entender por qué, recomiendo mucho que lean a Thierry Meyssan un excelente analista que vive en Siria, y su libro «De la impostura del 11 de Septiembre a Donald Trump”, en donde explica a detalle estos conflictos.

Es una guerra de intereses económicos de las potencias mundiales, en busca de más poder; por lo visto al Gobierno de los E.E.U.U. no le conviene que Al-Ásad esté al frente del país, pues es un obstáculo para sus negocios, situación de la que los rusos están aprovechándose. O bien, son actos desesperados por la propuesta de China y de Rusia de impulsar al petro-yuan en sustitución de los petrodólares.

Otra opción, se montó lo del uso de las supuestas armas químicas como una operación de falsa bandera. Vienen las elecciones intermedias en USA. Le sirve a Trump para reafirmarse, de mostrando la potencia militar de USA al medirse contra Rusia y China, pero también mide a sus aliados, si van a estar en esta aventura con él o no.

Otra, que el General Mattis ha estado dando demasiadas declaraciones luego del ataque. Hace crecer la teoría de que el Pentágono aprovechó la oportunidad para probar la eficacia de los sistemas anti-misiles rusos.

Otro enfoque de análisis, es que Putin demostrará una vez más su inteligencia como estratega y su capacidad de tolerancia ante las provocaciones, cuando habla que esto va a traer consecuencias no habla concretamente de un ataque, Putin actuará en otro plano, los que esperan guerra para estos días, tendrán que esperar.

¿Por qué hablar de la definición del nuevo orden mundial? Porque se confrontan los dos modelos, el unipolar, que tiene como eje gravitacional a USA y el tripolar en el que se comparten las grandes decisiones entre USA, Rusia y China. El fondo de este nuevo cambio, es el porvenir del posneoliberalismo.

La característica principal de una fase post-neoliberal del capitalismo es el retorno del Estado como regulador de la economía y redistribuidor de la riqueza. No se trata de una transformación del modelo de acumulación. Eso permite alianzas entre acumulación capitalista y preocupaciones sociales. Es la era de un capitalismo social y hoy en día verde, que no cambia la lógica fundamental del sistema económico (maximización de la ganancia e ignorancia de las externalidades), sino que alivia, en cierta medida según los países, las consecuencias más penosas. Se realiza por políticas económicas (renegociación de la deuda externa) o sociales (medidas asistencialistas de lucha contra la pobreza que creen clientes pero no actores sociales nuevos) y con mejor acceso a los servicios públicos (salud, educación).

Este proyecto pretende también hacer salir a los países de un “retraso” económico, social y cultural impidiéndoles competir en el mercado mundial y edificar una sociedad de bienestar social que sitúe la nación en una escala aceptable dentro del panorama internacional. La concepción de la modernidad adoptó implícitamente y de manera acrítica la idea de un progreso lineal sobre un planeta inagotable, es decir un concepto desviado por la lógica del capitalismo.

El nuevo capitalismo o capitalismo moderno (pos-neoliberal) acepta la lucha contra la pobreza, porque crea más consumo, lo que a medio y largo tiempo, favorece el mercado. Está a favor de un trabajo formal y de un seguro social, porque estabilizan la mano de obra. Pagar más impuestos no molesta, si el Estado asegura un grado suficiente de estabilidad política, que permite un proceso seguro de ganancias. Son gastos razonables para garantizar la reproducción del sistema de acumulación.

Es, finalmente, una lucha por la hegemonía, pero no es una lucha a muerte.
Con información de:

Ataque de la coalición internacional contra Siria, al dictado de Israel


https://es.larouchepac.com/es/20180413#.WtFM3YIPfsY.twitter
Francois Houtart. Blog

Deja tu opinión