El Estado tiene la obligación de aplicar la ley

El presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso local, Héctor Vicario Castrejón pidió que se deje el trabajo del obispo Salvador Rangel Mendoza en el aspecto espiritual, pues en su calidad de predicador debe tratar “con buenos y con malos”.         

En las instalaciones del Poder Legislativo de Guerrero, recordó que el trabajo que realiza el obispo Rangel Mendoza está centrado en el aspecto espiritual de la sociedad, para tratar de conminar a todos a hacer el bien común.

En ese contexto, dijo que el obispo está en la necesidad de relacionarse “con los buenos y con los malos, pero su atención es del espíritu”.

En cambio, destacó que se debe tener muy claro que la responsabilidad del Estado debe ser ver por el bien común de la sociedad, sin distingo de credos o razas.

Como líder del Congreso, Vicario Castrejón destacó que su postura es clara: “Con la delincuencia no hay punto de negociación; es la aplicación de la ley, la ley debe aplicarse a todos aquellos que cometen un delito”.

El también coordinador de la fracción parlamentaria del PRD sostuvo que no se debe siquiera polemizar sobre el asunto, cuando el ámbito de competencia de cada quien es claro.

En todo caso, el legislador comentó que para tener clara la situación en este tipo de temas solo se tiene que invocar una máxima que está contenida en la biblia y que es conocida ampliamente: “Dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”.

 

Deja tu opinión