La paz sin justicia es impunidad y la impunidad es igual a corrupción  

Integrantes del colectivo Siempre Vivos participaron en un encuentro convocado por la Secretaría de Gobernación, ante cuyo titular, Alfonso Navarrete Prida rechazaron los acuerdos alcanzados por el obispo Salvador Rangel Mendoza con supuestos líderes del crimen organizado.

José Díaz Navarro, vocero del colectivo Siempre Vivos, que incorpora más de 200 familiares de personas que han sido desaparecidas y asesinadas en los municipios de Chilapa y Zitlala, explicó que este jueves 12 de abril más de 40 colectivos de todo el país se reunieron con Navarrete Prida en la Ciudad de México.

En ese encuentro, dijo que tuvo la oportunidad de hacer planteamientos concretos al titular de la SEGOB.

“Le hicimos saber al secretario de Gobernación nuestro rechazo total ante los pactos que el obispo anda haciendo con los narcoasesinos, también le dijimos que rechazamos una paz si tiene como cimientos la sangre, el dolor y sufrimiento de cientos y miles de víctimas”, indicó Díaz Navarro.

Vía telefónica, Díaz Navarro destacó que dicha postura es un consenso que prevalece entre los familiares de las víctimas incorporadas a Siempre Vivos.   

Indicó que no se pueden avalar los acuerdos dados a conocer por el Obispo Rangel, porque no están sustentados en ningún tipo de acción legal que garantice alivio para las familias de víctimas que sufren por la incertidumbre de no saber que ha pasado con sus seres queridos.

“La verdad es que no queremos una narco paz, no la que plantea el obispo y que respalda abiertamente Andrés Manuel López Obrador”, destacó.

Recordó que Chilapa, ciudad que pertenece a la Diócesis que representa el obispo Rangel Mendoza siempre ha sido muy católica y pacífica, razón por la que existe mucha inconformidad entre los feligreses por las declaraciones del jefe religioso.

Lamentó que en su afán por ganar notoriedad, el obispo vaya más allá de promover la paz espiritual y cometa claras violaciones a la Constitución General de la República.

“La situación es muy clara porque sin justicia no puede haber paz, sin justicia lo que prevalece es la impunidad y la impunidad nos convierte en una sociedad corrupta, esa es la ruta a la que nos lleva una paz cimentada en acuerdos con los delincuentes”, aseguró.

Reprochó que en el caso de Chilapa, el obispo se ha negado a reunirse con las familias agraviadas, pero en cambio sí se ha encontrado con los líderes del crimen organizado que operan en la zona.

Deja tu opinión
Compartir