No, noy hay ningún arroz cocido, nadie puede empezar a destapar la Champagne, mezcal o la cerveza. Las encuestas siguen siendo eso, encuentas, fotografías de un momento, si, hay una constante, Obrador sigue rompiendo su techo electoral,si, ese que por consuelo los analistas proclives al PRI dicen, “ya no subirà, llegó a su techo, ahora Obrador viene hacia abajo· y nada, sigue subiendo. Las encuestas deben servir para trazar una estrategia en dos pistas, el trabajo en los sectores donde no se ha podido penetrar y, el cuidado del voto y los votantes porque, el primero de julio no será un dìa de campo y ya hay señales de desesperación priista y conociéndolos, son capaces de cualquier cosa. Cualquier cosa.

La otra vertiente que pone en la desesperación a los priistas es que, su candidato nada mas no sube es mas, ni siqiera lograr prender al electorado priista, miucho menos a oyros electores, si bien en el PRI entienden que todavía no es tiempo de arriar banderas y llamar al voto útil a favor de Anaya, su apuesta era y sigue siendo que, a estas alturas xe la campaña, su candidato estuviera ya en el segundo lugar a 10 o 5 puntos de Andres Mnauel, la apuesta ha fallado estrepitosamente, lo peor es que, ni siquiera se puede definir quien de los dos candidatos del sistema està realmente en segundo lugar y asì poder volcar las fuerzas a favor de quien fuera segundo.

Todo apunta que, están mas preocupados por no aparecer en tercero, que básicamente esa ha sido la pelea.

Por estas condiciones, Meade dijo en su cierre de campaña en el Estado de Mexico, cito de memoria “hemos aprendido de la manera como se ganan la elecciones viendo lo que hicieron aquí, lo vamos a reproducir en la elección naciona”, luego los gritos de dolor y desesperación desde el fondo de la tabla electoral, pidiéndole, rogándole, suplicándole, èl dice que retando a Obrador a tener un debate acusando que el es el candidato de las propuestas y el otro Obrador el de las ocurriencias. Ignorado y ante la necesidad de refelctores, tiene que decir barbaridades como la expresada en Chilpancingo donde manifiesta que, “va a modernizar el acueducto de Tixtla” cuando es claro que es una obra que no existe, el aspirante a la presidencia de la Republica, ubicado en el lejano tercer lugar, tiene que recurrir a barbaridades como esta para tratar de ganar votos y, lo único que obtiene ser la burla nacional en redes y medios de comunicación.

Digamos que hasta aquí, son expresiones normales del PRI, anunciar que va a comprar votos como en el Estado de Mexico, retar porque se sabe hundido o prometer incluso como en el chiste, “sino hay rio, lo hacemos”, pedir a su brazo armado en el sector campesino que lo “ayuden a detener como sea” a Obrador es como darle un arma a Antorcha Campesina para que haga todo lo que se puedan imaginar, son expresiones peligrosas producto de la desesperación del PRI y su candidato. El descontento social les puede exigir entrar en razón, con Colosio no pasò a mayores, al final se mataron entre proistas, si lo intentan contra un hombre de la historia como Obrador, no se puede decir que va a pasar, mejor no lo averiguemos.

Deja tu opinión