Ante la ausencia de autoridad en algunas zonas

El secretario general del PRD nacional, Ángel Clemente Ávila Romero, aseveró que dicho partido «no avala» las reuniones y pactos del obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza con grupos delictivos; sin embargo, reconoció que su labor es necesaria para «poder transitar» por ciertas zonas de la entidad que «son controladas por el crimen».

Ávila Romero visitó este domingo el municipio de Chilpancingo, para acompañar a los candidatos al Congreso de la Unión de la coalición Por Guerrero al Frente, que integran los partidos de la Revolución Democrática (PRD), Acción Nacional (PAN) y Movimiento Ciudadano (MC)

Al terminar un recorrido proselitista por el mercado de San Francisco, ofreció una conferencia de prensa junto a los candidatos al Senado, Beatriz Mojica Morga y Mario Ramos del Carmen, además de Irma Lilia Garzón Bernal, candidata a la diputación federal del VII distrito electoral.

En dicho encuentro fue cuestionado sobre la postura del sol azteca respecto a las reuniones y pactos del obispo con líderes del narco en la Sierra. 
El secretario general del PRD nacional explicó que el partido no avala los encuentros y compromisos entre el prelado y los grupos delictivos.

«Nosotros somos un partido que respeta el estado de derecho, somos un partido que camina por la vía legal», anotó.

Sin embargo, reconoció que la labor que realiza Salvador Rangel es completamente entendible, ya qué hay zonas en el estado de Guerrero que están bajo el control absoluto del crimen organizado. 

«Yo no justifico estas visitas (del obispo con los narcos), pero finalmente se entiende la realidad que viven allá. No es culpa del prelado ni de la Iglesia, es culpa de la ausencia del Estado y la consecuencia es esa, que si tú quieres transitar por esos municipios tienes que llegar con esos personales y tener esos acuerdos ilegales, a lo mejor sin ningún beneficio económico. Es muy grave que zonas del estado de Guerrero sean controladas por el crimen, es totalmente aberrante y es algo a lo que se deberían de abocar los gobiernos Federal y estatal», expuso. 

Ávila Romero acusó al gobierno estatal que encabeza el priista Héctor Astudillo Flores de haber «abdicado a presentarse y a olivar la Ley» en las zonas de operación del crimen organizado. 

Por tal motivo, también acusó al gobierno estatal haber «dejado en manos» de los criminales el control de la vida política y social en varias zonas de la entidad.

También se le cuestionó sobre el anuncio que realizó el viernes el titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), Alfonso Navarrete Prida, de que se reunirá con la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) y la Arquidiócesis Primada de México para conocer los pormenores de la reunión que sostuvo el obispo de Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, con un líder criminal.

La intención de la Segovia, según comentó el propio Navarrete Prida ante los medios de comunicación, es conocer exactamente el trasfondo de los encuentros del obispo con la delincuencia y determinar si es necesario tomar medidas en el marco legal.

– ¿Cómo ve el anuncio del gobierno federal, de que investigará al obispo en lugar de investigar a los delincuentes?, se le cuestionó al perredista Ávila Romero durante la conferencia de prensa.

«¡Es como el mundo al revés!», expresó. «La visita del obispo con este tipo de personas es una consecuencia de muchas causas y las causas son la pobreza, el abandono, la falta de empleo y la ausencia del Estado», puntualizó. 

El secretario general del PRD nacional también hizo un llamado a los gobiernos federal y estatal para detener el clima de violencia que prevalece en algunas zonas de Guerrero, donde ya han sido asesinados precandidatos de diferentes expresiones políticas.  

«El PRD nacional hace un llamado para que las elecciones se hagan en paz, en calma, que los ciudadanos tengan la tranquilidad para poder participar en las campañas, para poder opinar, para poder hacer trabajo a favor de los candidatos que quieran apoyar», sentenció

Deja tu opinión