Los diputados no están satisfechos plenamente del trabajo que hizo Javier Olea

A pocas horas de que se emita la convocatoria correspondiente, el presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso local, Héctor Vicario Castrejón aseguró que habrá piso parejo para todos los abogados que aspiren a ocupar la Fiscalía General del Estado (FGE), tras la renuncia de Javier Olea Peláez.
La jornada del martes, el Pleno del Poder legislativo de Guerrero tomó conocimiento del escrito de renuncia presentado por el abogado Javier Olea, para después, en una segundo sesión aprobar un proyecto de decreto con el que se da por aceptada la separación del cargo.
Con la aprobación del decreto, Olea Peláez quedó oficialmente fuera de la FGE, cargo que asumió la mañana del 10 de diciembre de 2015, como encargado de despacho quedó el vice fiscal de investigación, José Antonio Bonilla Uribe.
El Congreso local alista una convocatoria que se publicará este viernes 27 de abril, con la intención de que todos los abogados interesados tengan la misma oportunidad de inscribirse en el procedimiento encaminado a designar un nuevo titular de la FGE.
El presidente de la JCP, Vicario Castrejón manifestó que la Ley Orgánica otorga un plazo de hasta 20 días para designar un nuevo fiscal, aunque manifestó que por las complicadas circunstancias que enfrenta Guerrero, los tiempos se pueden acortar de manera importante.
“Será una convocatoria abierta para los profesionales del derecho que quieran participar, que cumplan con los requisitos que establece la ley, pero que además tengan experiencia, el perfil, conocimiento y la capacidad para encarar esta responsabilidad”, anotó.
A partir de que se publique la convocatoria, dijo que el Congreso estará en condiciones de recibir los documentos de todos los que aspiren, de ellos se habrán de seleccionar de 10 a 12, los que serán enviados al Ejecutivo local y este regresará a los diputados una terna.
De esa terna los diputados seleccionarán al próximo fiscal guerrerense.
Insistió en que se trata de una convocatoria abierta, en la que n existe línea ni preferencia, de lo que se trata es de nombrar al mejor, para que del trabajo del Congreso se tenga como resultado un fiscal comprometido con la persecución de los delitos.
Vicario se abstuvo de emitir juicios sobre la renuncia de Olea, aunque sí reconoció que llegó a la FGE en condiciones muy complicadas, lo que tiene un mérito porque se sacaron adelante varios asuntos.
“Nosotros no estamos completamente satisfechos (del trabajo de Olea), pero sí vimos avances con el trabajo realizado y consideramos que sí hizo su mejor esfuerzo”, anotó.

Deja tu opinión