El conflicto por el suministro de agua que existía entre la comunidades de Apango y Zotoltitlán terminó la tarde de este miércoles con la liberación del camino en la Carretera Estatal Zotoltitlán-Apango en el municipio de Mártir de Cuilapan, luego de que se mantuviera por un mes cerrado el camino con piedras y tierra.

La tarde del miércoles se reunieron dos comisiones de ambos pueblos para llegar a un acuerdo, en el que se logró que las válvulas de agua ubicadas en el municipio de Zotoltitlán fueran abiertas por los pobladores, luego de que estos mismos las cerraran desde el pasado 4 de marzo, para exigir el cumplimiento de acuerdos realizados por parte de la presidenta municipal  Felicitas Muñiz Gómez con la comunidad.

Por lo que en respuesta ante la drástica decisión los habitantes de la cabecera municipal decidieron bloquear el paso de la carretera estatal con tierra y piedras, impidiendo el paso de forma total, además de acudir hasta el municipio de Chilpancingo en protesta hasta el palacio de gobierno para exigir interviniera en el conflicto.

Problema que duro un mes entero y además costó la vida de dos pobladores de la comunidad de Zotoltitlán, un ex comisario Ricardo “N”, de 65 años de edad y su hijo Antonio “N”, de 18 años; el pasado 22 de marzo del año en curso.

Deja tu opinión