El PRIAN ya dio por perdida la elección presidencial, no tienen ni propuesta ni candidato, lo que han hecho hasta el momento no les ha funcionado, pretendieron imponer un candidato “sin partido”, presuntamente ciudadano, nadie les creyó, terminaron imponiéndose los dinosaurios priistas como método para rescatar a Meade y, ni así. El jacarandoso Juárez intentó ponerle sabor a la desangelada campaña pero, con bombos y platillos no les alcanza.
El PAN por su cuenta le apostó a la “juventud y dinámica” de un candidato que logró ser postulado, dejando muertos por todos lados, políticamente destruyó la plataforma que lo iba a catapultar, intentaron construir un frente que lo único que logró fue que la mayoría de los militantes de cuando menos el PRD se fueran con Obrador. (C)Anaya destruyó dos partidos con un solo esfuerzo.
Estando perdidos intentaron dar golpes espectaculares en los debates, que mas bien parecían peleas callejeras de todos contar el peje, no lograron su cometido; en lugar de lograr que Obrador bajara en preferencias este, sube y sube. La pelea real es por no ser el tercer lugar, ya ni siquiera es pelear el segundo, es evitar bajar al tercero y en esta carrera se mantienen (C)Anaya y Meade.
Entones que procede se preguntaron en el PRI, la respuesta llegó claramente en los eventos del candidato de este partido en el Edo. Mex. Cito de memoria, “hemos aprendido muy bien como ganar la elección, el Estado de México nos ha enseñado el camino”, desde los Pinos les dijeron muy claro: “es el dinero estúpido”, si alguien piensa que el PRI y su gobierno está resignado a entregar el poder, está completamente equivocado, Peña y socios van a invertir una gran cantidad del ahorro para el retiro (el cochinito), ese que acumularon con la venta de PEMEX, los moches, la estafa maestra y cientos y cientos de corruptelas mas para meterlo, ya no a la campaña, lo están utilizando para comprar o inhibir la participación ciudadana. Una primera acción es hacerse del mayor numero de credenciales de elector, comprarlas antes del primero de julio, las cantidades que se manejan públicamente son irrisorias, quinientos o mil pesos hoy en la cotización electoral ya no sirven, están hablando de miles por credencial. De esta manera, el PRI trata de quitarle al Peje la posibilidad de que, cuando menos 10 millones de personas no puedan ir a votar el primero de julio y así, estar en posibilidades de que quien esté en segundo lugar vaya a pelearle en mejores condiciones. La otra opción es la más famoso compra de votos priistas el día de la elección, con lo que sea, hasta donde sea y con quien sea, el PRI repito junto con su aliado el PAN no quieren permitir que Obrador gane la elección. Todavía se contempla una tercera opción que no está descartada, conflictuar la elección a partir de las doce del medio día de ese proceso de votación, una vez recibida la primer encuesta de salida, sabiendo que la tendencia no les favorece, la acción inmediata es provocar conflictos en las casillas, para así, tener la posibilidad de que estas caigan en el supuesto anulativo de la Ley. Llevar el proceso a las instancias judiciales que por supuesto están dominadas por el PRIAND; un escenario nada descartable, Manlio, Fernández de Cevallos y Jesús Ortega han preparado toda esa estrategia.
Si la Coalición Juntos Haremos Historia, es decir MORENA, PT y PES no se ponen las pilas y vigilan desde hoy la elección se pueden venir panoramas negros para México, quienes suelten el dinero pueden soltar al tigre también.

Deja tu opinión