Para el ex síndico Antonio Gaspar Beltrán, la solución de los problemas de la capital debe pasar por cambiar el modelo de gobierno vertical a uno de participación ciudadana.

“El esquema de gobierno presidencialista y autoritario ya se ha agotado, depositar el poder en manos de un solo hombre ya no es viable, equivale a desdeñar la enorme energía que tiene la voluntad de cambio de la gente”, dijo.

Por eso Gaspar Beltrán plantea que los gobiernos horizontales son la alternativa más viable para atender de mejor manera los problemas de Chilpancingo, donde los funcionarios y los ciudadanos trabajen en conjunto para atender los problemas de la comunidad.

El reto, reconoció es formar ciudadanía corresponsable, “y es que bajo una lógica clientelar que se implantó durante muchos años, se desarticuló la cohesión social”, dijo.

El también ex diputado local recordó que desde hace tiempo, se ha discutido que la democracia electoral no es suficiente pero advirtió, no se lleva a la práctica, “la relación de los ciudadanos con el gobernante debe proseguir en un esquema de democracia participativa, donde la gente vigile el desempeño de sus autoridades. Ese debe ser el nuevo paradigma de gobierno”, añadió.

“Tenemos que ver a Chilpancingo como la casa común y entender que entre todos necesitamos poner orden en todos los aspectos de su vida, con una ruta clara que definamos todos y todas, y con la voluntad de los ciudadanos, Chilpancingo va a mejorar”, concluyó Toño Gaspar.

Deja tu opinión