Algunos podrían estar vivos y trabajando como esclavos en los campos de amapola
La información fue aportada por un ex integrante de los “ardillas” en una visita al Cereso de Chilpancingo

Varios de los hombres desaparecidos en Chilapa por el grupo delictivo Los Ardillos podrían estar vivos, en cautiverio y sembrando amapola en condiciones de esclavitud, reveló un recluso del Centro de Reinserción Social (Cereso) de Chilpancingo que pertenecía a dicho grupo criminal.

Este viernes, varios integrantes del Colectivo Siempre Vivos realizaron una visita al penal de Chilpancingo, donde se entrevistaron con algunos reclusos para obtener información sobre el paradero de sus familiares desaparecidos.

La visita al reclusorio duró dos horas, en las que ubicaron a un reo quien se identificó como ex integrante de Los Ardillos.

El joven también reveló su participación en la irrupción armada a la cabecera municipal de Chilapa, ocurrida del 9 al 14 de mayo de 2015.

En esa ocasión, cerca de 300 hombres armados provenientes de varias comunidades de la zona rural irrumpieron en la ciudad de Chilapa y la mantuvieron sitiada durante cinco días.

Los civiles armados se asumieron como Policía Comunitaria por la Paz y la Justicia, aunque el colectivo los señala como pistoleros del grupo delictivo Los Ardillos.

Durante su estadía en Chilapa desaparecieron más de 30 personas, aunque sólo se denunciaron formalmente 16 casos.

El vocero del colectivo Siempre Vivos, José Díaz Navarro, no reveló la identidad ni el origen del reo que les proporcionó la información, pero comentó algunos detalles de la información que obtuvieron de la entrevista.

El preso les reveló que varias de las personas “levantadas” fueron llevadas a comunidades en las que operan Los Ardillos, donde siembran amapola en condiciones de esclavitud.

“Él sabe que el grupo delictivo de Los Ardillos pudiera todavía tener trabajando a esos muchachos (…). Los pudieran tener como esclavos, en cautiverio y los ocupan para el cultivo de amapola”, expuso el activista.

Sin embargo, se desconoce el número de personas desaparecidas que aún podrían estar en esas condiciones.

Deja tu opinión