Se moviliza personal del Ejército Mexicano y corporaciones policiacas

Los enfrentamientos registrados en comunidades serranas pertenecientes a los municipios de Leonardo Bravo y Heliodoro Castillo durante tres días han generado un saldo de cinco muertos, cuatro detenidos que fueron rescatados con violencia, el aseguramiento de armas de fuego y de camionetas camufladas, similares a las del Ejército Mexicano.
La violencia se desencadenó desde la mañana del sábado 9 de junio en los pueblos de Izotepec (municipio de Heliodoro Castillo), Corralitos y Filo de Caballos, estos últimos ubicados en Leonardo Bravo, lo que propició el despliegue de elementos del Ejército Mexicano, de la Policía del Estado y de la Policía Rural, ambas pertenecientes a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).
La mañana del sábado, habitantes de Izotepec reportaron detonaciones de armas de fuego, razón por la que la SSP movilizó personal de Fuerzas Especiales en un helicóptero propiedad de dicha dependencia, los que se entrevistaron con un grupo de habitantes y miembros de la autodefensa de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG).
Los lugareños reportaron disparos desde lo alto de un cerro, pero dijeron a las autoridades que no hubo pérdidas de vidas humanas ni lesionados.
Alrededor de las 14:00 horas, en la comunidad de Corralitos, municipio de Leonardo Bravo se confirmó el enfrentamiento entre dos grupos de civiles armados, el saldo fue de tres hombres muertos, entre ellos el comisario de la localidad.
En ese lugar se registró la quema de una vivienda y de una camioneta blindada, además, policías estatales detuvieron a cuatro pistoleros con los que se enfrentaron cuando estos trataron de impedir que ingresaran a Corralitos.
Los agresores eran trasladados hacia Chilpancingo para ponerlos a disposición del Ministerio Público (MP), pero un grupo de habitantes de Filo de Caballos les cerró el paso y despojó de los detenidos, solamente entregaron al MP las armas aseguradas; dos AK-47 y dos AR-15.

Tenso inicio de semana

Durante la jornada del domingo se registraron dos enfrentamientos más, aunque en esta ocasión los delincuentes intercambiaron bala con elementos del Ejército Mexicano y la Policía Ministerial del Estado.
El vocero del Grupo de Coordinación Guerrero (GCG), Roberto Álvarez Heredia informó que alrededor de las 16:30 horas del domingo 10 de junio, militares y policías ministeriales realizaban un patrullaje en las inmediaciones de Izotepec, perteneciente a Heliodoro Castillo.
Ahí se registró un primer encontronazo sin que se registraran pérdidas humanas ni lesionados.
Para las 18:00 horas, en ese mismo tramo hubo un nuevo intercambio de fuego en el que un civil murió, ante la retirada de los demás pistoleros, los cuerpos de seguridad aseguraron dos rifles AK-47, una pistola calibre 38 súper y más de 250 cartuchos útiles.
Alrededor de las 10:30 horas, elementos de la Policía Rural encontraron dos camionetas clonadas, similares a las utilizadas por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) en el tramo carretero que va de Filo de Caballos hacia Corralitos.
Dentro de una de las camionetas se ubicó el cadáver de un varón, el cual vestía ropas tipo militar (apócrifas, según las autoridades) y presentaba varios impactos de bala.
El punto en el que se ubicaron las camionetas clonadas y el cadáver es conocido como “El Chorrito”, muy cerca de la cabecera municipal de Leonardo Bravo.
El vocero Álvarez Heredia sostiene que en esa parte de la Sierra se mantiene un operativo de vigilancia, el cual va encaminado a detener la violencia que se desató en el transcurso del fin de semana.

Deja tu opinión