Organizaciones piden la creación de la Comisión de la Verdad

Con una marcha en Chilpancingo, estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos, maestros disidentes y organizaciones sociales recordaron los 45 meses de la desaparición de sus 43 compañeros desaparecidos, tras los ataques del 26 de septiembre de 2014, en Iguala de la Independencia y llamaron a la creación de una Comisión de la Verdad para esclarecer el caso.
La movilización se registró después de las 11:00 horas, comenzó con una marcha en la alameda Granados Maldonado, la cual fue convocada inicialmente por la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG).
A los maestros se sumaron estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, integrantes de la Asamblea Popular de los Pueblos de Guerrero (APPG), además del Centro de Derechos Humanos de Chilapa José María Morelos y Pavón.
Durante el recorrido, los estudiantes y profesores disidentes detuvieron a un joven que tomaba gráficas de la protesta, el cual se identificó como agente de Gobernación estatal, razón por la que fue obligado a marchar en medio del contingente y permaneció con el grupo durante el mitin que se desarrolló en el monumento a las banderas.
Ahí, en lo que se conoce como el antimonumento a los 43, estudiantes, profesores y activistas reprocharon el hecho de que a 45 meses de distancia, hasta el momento se carezca de información elemental sobre los jóvenes cuya presentación con vida es reclamada por sus familias.
Cuestionaron el hecho de que a pesar de las evidencias, el gobierno de la República se mantenga a la versión dada a conocer por el ex titular de la Procuraduría General de la República (PGR) Jesús Murillo Karam, en el sentido de que los jóvenes fueron asesinados y posteriormente incinerados en el basurero municipal de Cocula.
Respaldaron la determinación del Tribunal Colegiado de Circuito del Tamaulipas, en el sentido de crear una Comisión de la Verdad que garantice una investigación apegada a derecho, imparcial y que permita obtener resultados reales.
Para los manifestantes, oponerse a la Comisión de la Verdad es apostarle a la impunidad y pretender que los verdaderos autores de la tragedia de Iguala sigan sin recibir castigo.
Manuel Olivares Hernández, director del Centro Morelos explicó que incorporar a los padres de familia al seguimiento de los trabajos de la Comisión de la Verdad, de ninguna manera implica promover la justicia por mano propia, como lo manejó el presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Guerrero (CDHEG), por el contrario, solo implica garantizar el seguimiento a uno de los asuntos más dolorosos que se han registrado en la República Mexicana.

Deja tu opinión