En Guerrero, muchos candidatos han estado nadando de a muertito, esperando que el efecto Obrador arrasador en la elección presidencial los arrastre, válgase la expresión, hacia arriba para hacerlo ganar. Muchos no están haciendo nada por generar votos, si, es cierto, la gran diferencia que tiene Obrador en relación con el PRI y el PAN va a llevar a muchos candidatos a ganar, como ejemplo está también la gran diferencia a favor que lleva en el Congreso nacional, tanto los candidatos a diputados como los senadores, pre configuran una amplia mayoría en el Congreso; hay que reconocer que, en muchos Estados las condiciones no están siendo generadas exactamente por las candidaturas, sino, por el efecto Obrador.
A eso le están apostando en Guerrero los partidos integrantes de la Coalición Juntos Haremos Historia, MORENA, PT Y PES lo reconozcan o no, están fundando sus esperanzas en el importante porcentaje del Peje en el proceso electoral.
Chilpancingo es un caso enigmático, la candidata Silvia Alemán que por sí sola es totalmente desconocida en gran parte de territorio capitalino, que no está haciendo campaña a ras de piso, que no se vincula con los sectores ni dirigentes que hacen vida política en Chilpancingo, tiene la posibilidad de dar una verdadera sorpresa, versiones señalan que, Toño Gaspar candidato del Frente ha dicho en petit comité, “realmente no me preocupa la candidata del PRI, es tanto el repudio que genera ese partido que estamos seguros de ganarle, me preocupa la candidata de MORENA porque el efecto Obrador la puede hacer ganar”. No es para menos su preocupación, Obrador es muy enfático en sus multitudinarios eventos “vamos a votar parejo, en escalerita, 5 de 5, todos por MORENA” no es menor que Obrador lo esté pidiendo, es candidato de todos los partidos y de miles de ciudadanos sin partido, pero al fin de cuentas, en miembro de un partido que él creo, que el ideo como su vehículo para ganar la Presidencia, le apostó todo su patrimonio y futuro político, la primera incursión parecía que había cometido un error, sin embargo este proceso le está dando la razón. Los momentos políticos le están resultando, cuando todos pensábamos que, su necedad de no aliarse con el PRD y varios sectores de la vida política, al final, los frutos que está cosechando le están dando la razón, pero es exactamente eso lo que, a pesar de que los tres partidos lo apoyan, Obrador quiere consolidar su propio proyecto, fortalecer MORENA y que los otros partidos se rasquen con sus propias uñas y, de rebote muchos candidatos suertudos ganarían.
Chilpancingo puede ser un verdadera campanazo, inesperado, totalmente resultado de un efecto rebote de votos de MORENA, Obrador con o sin intensión va a hacer ganar a muchos que incluso ni lo merecen. Es tan fuerte la candidatura de Obrador que, como en Chiapas muchos simpatizantes de partidos y candidatos en el momento intimo de la votación van a decidir votar sin meterse en problemas ni estar pensando cual era el partido por el que iba en candidato a diputado local o presidente que le había gustado, va a tomar las boletas y una vez votando por MORENA, porque así lo pidió Obrador van a tomar las 5 de 5 y votaran de manera uniforme. Ese es el riesgo que van a llevar candidatos que hoy de tal o cual partido se sienten seguros de ganar, en ocasiones es difícil o imposible luchar contra la inercia social, los partidos en el pecado llevan la penitencia, así educaron a la gente, a votar de manera uniforme. En muchas ocasiones coaccionados, con votos comprados, adoctrinados, sumisos al poder en turno.
Así, en el momento de votar la gente atenderá el llamado del virtual ganador y tomaran esa línea, esperemos la votación y veremos los resultados.

Deja tu opinión