Comisarios de 18 pueblos piden coordinación con las corporaciones

Habitantes de 18 comunidades ubicadas en la sierra de Eduardo Neri y Leonardo Bravo pusieron en marcha un movimiento de autodefensa contra del crimen organizado, poco antes de que Policías del Estado, agentes de la Policía Investigadora Ministerial y personal del Ejército Mexicano llegaran a la sierra para contener los enfrentamientos que se recrudecieron durante las últimas dos semanas.

La presentación de la Policía Ciudadana Región Sierra (PCRS) estaba programada para la tarde del martes 19 de junio, sin embargo, la presencia de supuestos delincuentes en la ruta que llega de Xochipala (ahora conocido como Xochibala) impidió que se concretara un acto preparado por los comisarios de los pueblos involucrados.

Para el mediodía del miércoles hubo más condiciones para hacer la presentación de la autodefensa integrada en comunidades ubicadas en las partes altas de Eduardo Neri, Leonardo Bravo y se hizo la invitación extensiva para los Pueblos Santos del municipio de Chilpancingo.

La autodefensa tiene su origen en la Unión de Pueblos de la Sierra (UPS), la cual en su momento lideró Ismael Cástulo Guzmán, actual candidato a la presidencia municipal de Leonardo Bravo por la coalición PRI-PVEM.

Esa misma organización, que incorpora comisarios de 18 pueblos logró en la administración de Angel Aguirre Rivero la creación de lo que hoy se conoce como Policía Rural del Estado, incorporada a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

Apenas el martes 19, el gobernador Héctor Astudillo Flores recordó que la Policía Rural cuenta con 200 elementos, los que de son apoyados por dos grupos de la Fuerza Estatal de la SSP y que permanentemente recorren sus comunidades.

Crescencio Pacheco González, coordinador de la Policía Ciudadana Región Sierra (PCRS) reconoce la importancia de la Policía Rural, pero también señala que sus elementos reciben salarios muy precarios, que su armamento es deficiente y su equipo también.

“Los compañeros utilizan escopetas que solo sirven a distancias cortas, de cien a 150 metros cuando mucho, pero un R-15 o un cuerno de chivo tiene un alcance de 500 metros o hasta de un kilómetro, por eso nosotros los vamos a reforzar”.

El objetivo de este nuevo grupo, es contener los enfrentamientos entre grupos antagónicos del crimen organizado en asentamientos humanos como Puentecillas, donde fue asesinada una familia completa a principios de junio.

Otro foco rojo está ubicado en Corralitos, donde el 9 de junio una incursión violenta generó el saldo de cinco muertos, hubo el aseguramiento de armas de grueso calibre y por lo menos cuatro detenidos, lo que propició un llamado de auxilio hacia los tres niveles de gobierno.

Pero la violencia está latente en Filo de Caballos, Campo de Aviación, El Miraval, La Laguna, Xochipala y también Izotepec, en la parte que corresponde a Heliodoro Castillo,

Marcha la autodefensa

Alrededor de las 14:00 horas, al menos 200 personas, entre hombres, mujeres, algunos de ellos adolescentes marcharon de la entrada de Campo de Aviación hacia la cancha techada de dicha localidad.

Ahí el coordinador Crescencio Pacheco declaró el inicio de las operaciones de la nueva policía ciudadana, la cual aclaró, no tiene como intención confrontar a las corporaciones reconocidas constitucionalmente, por el contrario, dijo que lo que se pretende es coadyuvar en el esfuerzo por reinstalar la tranquilidad.

De hecho, dijo que a los comisarios que forman parte de la PCRS vieron con buenos ojos la declaración hecha el martes por el gobernador Héctor Astudillo, en el sentido de que los cuerpos de seguridad del estado y la federación no tomarán partido a favor de ningún grupo delincuencial.

“Nosotros hemos pedido ayuda y han sucedido cosas, al gobierno le pedimos solamente que haga su trabajo como corresponde, nosotros lo vamos a respaldar y queremos trabajar de la mano”, anotó.

Llega el refuerzo de la milicia y policías

Poco antes de las 16:00 horas, a Campo de Aviación llegaron unidades del Ejército Mexicano, de la Unidad de Fuerzas Especiales (UFE) de la SSP, agentes de la Policía Ministerial y de la Policía Rural, con la intención de recorrer los pueblos que resultaron afectados por la violencia de días pasados.

Hubo una reunión a puerta cerrada entre los comisarios que representan a la Policía Ciudadana con los mandos castrenses y policíacos, con la intención de evitar fricciones, buscar la coordinación y marcar una ruta para recorrer las comunidades golpeadas por la incursión de delincuentes.

Los comisarios se negaron a denunciar a los grupos que han desatado la violencia, aunque sí hicieron hincapié en señalar que hay comunidades completamente vacías tras los enfrentamientos del 9 de junio, una de ellas es Corralitos, lugar en donde el comisario fue decapitado por sus agresores.

Deja tu opinión