Tunden a candidato del PRI por no participar en debate público

0
1114

Sin el abanderado del PRI, este viernes se realizó el primer debate entre candidatos a la diputación local por el distrito 01.

«Es una vergüenza que no haya asistido el candidato tradicional porque todos queríamos debatir con él, de ver la situación que está pasando en Chilpancingo pero sobre todo lo que se ha dejado de hacer», expresó el candidato de la coalición Por Guerrero al Frente (PRD-PAN-MC), Estephano Cervantes García, durante su primera intervención.

Otro que se manifestó al respecto fue Tulio Ismael Estrada Apátiga, candidato de Coincidencia Guerrerense.

«Lamento profundamente que otro candidato no hayan asistido al debate, este es un ejercicio democrático donde de cara a la ciudadanía podremos expresar nuestro sentir y de qué manera vamos a actuar si llegamos al Congreso», comentó.

Tambien fijó postura la candidata de la coalición Juntos Haremos Historia (Morena-PES), Norma Otilia Hernández: «No puede ir al Congreso alguien que no sepa debatir la problemática social de Chilpancingo», sentenció.

En el primer bloque, los candidatos expusieron sus propuestas en materia de desarrollo social en tres vertientes: marginación, salud y educación.

El perredista Cervantes García admitió que «no hay presupuesto que alcance» para atender estos rubros, por lo que se comprometió a revisar desde el Congreso local el presupuesto de egresos del estado, para asignar mayores recursos en estos temas.

Señaló que a pesar de ser la capital de Guerrero, el hospital general y los centros de salud no cuentan con medicamentos ni personal suficiente.

También se comprometió a revisar «la mal llamada reforma educativa», de la mano de los maestros y los padres de familia, para generar mejores condiciones en el rubro de la educación.

La candidata Silvia Valdez Mosso, del Partido Socialista de México (PSM), hizo un llamado a la ciudadanía para que «despierte, haga conciencia y tenga la capacidad de autogobernarse», participando de manera activa en la toma de decisiones y vigilando la correcta aplicación de los recursos públicos.

También manifestó su rechazo a la reforma educativa, la cual, dijo, «ha castigado a los maestros» porque se implementó de una manera generalizada, sin tomar en cuenta las características y carencias de cada región.

«Estamos hartos de que el gobierno haga las cosas a su conveniencia, que no tome en cuenta las verdaderas necesidades del pueblo», expresó.

En el rubro de la salud, señaló la carencia de medicamentos y médicos especializados. También se refirió a la falta de oportunidades laborales para los egresados porque «todo está controlado por el mismo sistema».

«No hay oportunidades reales para los profesionistas que hoy tristemente no tienen empleo», expuso.

por su parte, la morenista Norma Otilia Hernández puntualizó que Guerrero ocupa el primer lugar nacional en alta marginación y que el municipio de Chilpancingo está en el lugar 80 de todo el país, con el 70 por ciento de su población en condiciones de pobreza y pobreza extrema.

En el rubro de educación dijo que es «alarmante» que de los tres millones 500 mil personas que viven en Guerrero, 3 millones 100 mil apenas hayan terminado la primaria y secundaria, mientras que 680 mil personas son analfabetas.

Detalló que solo el 19 por ciento de los guerrerenses concluye el nivel medio superior y solo el uno por ciento termina su carrera exitosamente.

La candidata de Morena criticó que «se gasta más en evaluar a los maestros y en publicidad que en construir escuelas».

«Vemos una educación que prepara a los alumnos para ser esclavos, obreros y no verdaderamente para tomar las riendas del país, de su propio destino», reprochó.

Respecto a la salud, Norma Otilia Hernández lamentó que aún mueran mujeres por el parto y personas por piquete de alacrán o diarrea debido a la falta de medicamentos y personal médico en las comunidades.

Acusó que el sector salud es «la caja chica de los gobernantes».

«La corupción es el cancer que impera en el país, por eso es necesario amarrarles las manos (a los políticos), hacer políticas transversales, hacer auditorías por secretarias y una de esas va a ser la secretaría de salud», aseveró.

En el rubro de agua potable, el candidato Luis Estephano Cervantes García se comprometió a trabajar de la mano del presidente municipal para revisar la asignación de recursos .

El perredista negó que haya escasez de agua en la capital. En cambio, dijo que hay que revisar en que se ocupan los recursos que ingresan al ayuntamiento para atender este servicio público.

También dijo que buscará especialistas en el ramo para desarrollar un plan integral, de la mano con los trabajadores de la CAPACH.

En este rubro, el candidato Tulio Pérez Calvo aseveró que la mala calidad y problemas en la distribución del agua se han convertido en un problema social.

Destacó que Chilpancingo «no está carente de agua», puesto que en la ciudad convergen varias ciencias y además está situada en el brazo de la sierra madre del sur, «una de las productoras más importantes de agua a nivel nacional».

Estrada Apátiga de comprometió a legislar para cuidar los bosques y «desplazar al Partido Verde que tiene coñyafl el ambiente a su favor».

Por su parte la candidata del PSM, Silvia Valdez Mosso, centró su participación en «vigilar que el presupuesto se aplique» para atender el servicio de agua potable. 

La morenista Norma Otilia Hernández señaló que el artículo 115 constitucional señala que es obligación del ayuntamiento otorgar y garantizar el servicio de agua potable. 

Sin embargo, admitió que «ante el abandono de los gobiernos hoy también los diputados tenemos que ser gestores».

Apuntó que «CAPACH tiene un problema de deficits no de ahorita, de hace muchísimos años por malas administraciones».

Sostuvo que la CAPACH es «un sistema obsoleto, ya no puede cubrir a las más de 700 colonias que hay en Chilpancingo».

Por ello, señaló la necesidad de gestionar más infraestructura y dotar de mayores recursos al ayuntamiento para el rubro de agua potable. 

La representante de Morena-PES también se refirió a la tala inmoderada de árboles en las comunidades de la capital. Afirmó que el 70 por ciento de la explotación maderera es ilegal, pero permitida por las autoridades encargadas de regular la actividad. 

Por ello, dijo que desde el Congreso local impulsará políticas públicas para el cuidado y conservación del agua.

En las conclusiones, el perredista Estephano Cervantes García aseveró que los altos niveles de marginación en Chilpancingo fueron provocados por «políticas públicas mal aplicadas».

También reiteró su compromiso de revisar la reforma educativa de la mano de los maestros. 

En lo que respecto a la salud, dijo que revisara el presupuesto de egresos del estado en este rubro y que que pugnará por armonizar las leyes para que «cualquier guerrerense tenga acceso al cuadro básico».

Además, se comprometió a vigilar la aplicación de los recursos públicos. 

El candidato de Coincidencia Guerrerense, Tulio Estrada Apátiga, aseveró que «la mayor parte de los programas son arañazos para desviarlos a otros programas que nada tienen que ver con el desarrollo social».

«Esa es una de las principales problematicas por las que atraviesa Chilpancingo, el desvio de los recursos. Mucho dinero se está desviando para estas campañas políticas, por eso es importante que los idputados fiscalicen estos movimientos», expuso. 

También señaló que Chilpancingo no cuenta con un programa de ordenamiento territorial. 

Estrada Apátiga se comprometió a «etiquetar recursos para programas que sean efectivos, viables, no únicamente ocurrencias»

Señaló que Chilpancingo «es tristemente la capital más atrasada de la república».

La candidata del PSM, Silvia Valdez Mosso, dijo que buscará una verdadera planeación enfocada en las necesidades reales de la población. 

También advirtió la necesidad de «quitar programas asistencialistas paternalistas que no hacen nada por el desarrollo y mantienen a la población sumergida en la miseria donde hoy nos encontramos» 

La morenista Norma Otilia Hernández dijo que pugnará por políticas públicas que permitan focalizar los problemas sociales.

«La marginación y la pobreza son el enemigo a vencer», sentenció. 

También dijo que trabajará dentro de la agenda de nación impulsada por el candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, para que «ningún joven se quede sin estudiar». 

«Becarios sí, sicarios no», apuntó.

Además dijo que a los adultos mayores «se les va a hacer justicia dandoles lo doble como un derecho, como parte de la justicia que tenemos que hacer quienes tenemos que ver por ellos».

La morenista de comprometió también a ser una «gestora incansable» para acabar con el abandono del campo.  
Deja tu opinión