Son más de 3 mil 500 trabajadores, recuerda el alcalde electo

Aunque el ayuntamiento de Chilpancingo ha pasado los últimos meses inmerso en la confrontación política, el alcalde electo, Antonio Gaspar Beltrán sostiene que se trata de situaciones normales, si se toma en cuenta la cantidad de trabajadores que se tienen y los problemas sociales que enfrenta la ciudad.

De primera instancia, Gaspar Beltrán comentó que hasta el momento no ha tenido un acercamiento con el presidente municipal saliente, Marco Antonio Leyva Mena.

No obstante, dijo que espera tener una reunión en los próximos días, a partir de que el proceso de entrega recepción comenzará a mediados del mes de septiembre.

Respecto a la convulsión política que enfrenta el municipio, cuyo palacio ha permanecido tomado la mayor parte de las últimas tres semanas, Gaspar refirió que dicha situación se puede tomar como una situación que encuadra dentro de la normalidad, sobre todo si se toma en cuenta que hay en la estructura administrativa casi 3 mil 500 trabajadores.

En todo caso, dijo que lo que se debe cuidar, es que los problemas no crezcan a grado tal que pongan en riesgo la gobernabilidad.

Anticipó que una vez que tome posesión, espera mantener una buena relación con los trabajadores, prueba de ellos es que les propondrá que sea uno de ellos el que se haga cargo de la cartera de ingresos, para que les mantenga informados permanentemente de lo que sucede.

Aseguró que su apuesta estará sustentada principalmente en la transparencia y la austeridad, para que no haya nadie que se sienta agraviado por la posible comisión de excesos en los mandos.

Deja tu opinión