Este viernes 20 de julio recibimos una hermosa noticia, acudimos para eso al Hospital 20 de noviembre, solamente mi hijo Daniel y el que esto escribe, acudíamos con la ilusión de recibir buenas noticias, hace poco más de un año en mayo concretamente había comenzado una de las etapas más críticas de nuestra vida y cuando hablo de nuestra vida, me refiero no solo a la familia directa, anoto también ahí a decenas, cientos, tal vez exagero si digo miles de personas que se movilizaron, preocuparon, oraron, cooperaron o cuando menos se enteraron de la situación del Chilpo Suarez, como es conocido en Torreón.
Un año para nosotros fue una eternidad, diagnosticado finalmente con encefalitis autoinmune, es asombroso para muchos médicos la recuperación tan rápida de mi hijo, pues ciertamente hay casos que indirectamente hemos conocido que llevan ya dos , tres o más años y tienen una lentísima recuperación; la fortaleza y su juventud lo sacó adelante, claro la atención medica, primero en Torreón en el Hospital Universitario, después en el 20 de noviembre con atención especializada, mas medicina alternativa que se le proporcionó y todo lo que estuvo en nuestras manos para lograr que se recuperara, no, no hacemos a un lado las oraciones que amablemente miles y miles elevaron al cielo por la recuperación de Daniel, algo muy fuerte y superior, todo junto, todo incluido hicieron efecto. Creyentes y no creyentes, libres pensadores, amigos y conocidos pusieron su granito de arena, su plegaria.
Pus bien este 20 de julio el Dr. Aguilar, neurólogo de este nosocomio nos dio la feliz noticia, Daniel está muy bien, de nuestra parte no tenemos más que darlo de alta y que se vaya a realizar las actividades que más le gustan que vaya a disfrutar de su familia, que haga su vida.
Por cierto hablando de dedicarse a lo que le gusta, Daniel tiene en mente regresar a apoyar a los niños y jóvenes que tienen la ilusión de ser futbolistas profesionales, hace algunos años intentó poner una escuela de formación aquí en Chilpancingo, sin cobrarles ni un peso, con una mística diferente de formación, dicho proyecto quedó trunco porque en ese periodo lo llamaron de Tampico Madero para integrarse en ese momento al equipo de segunda división hoy, está retomando la idea, tiene madera para enseñar, tiene conocimiento y sabe en carne propia lo que es vivir sin el apoyo oficial, sin que haya una política de estado que permita apoyar a quienes menos posibilidades económicas tienen y, sin embargo tienen las mejores aptitudes y actitudes para poder jugar futbol. Jóvenes que se partirían el alma por su equipo y su país, incluso sin cobrar, a diferencia de las “figuras” que hoy solo se cuidan las piernas porque, tal o cual equipo los puede firmar en un futuro inmediato. Conozco a mi hijo, lo he visto jugar así cuando menos hay dos anécdotas de ello: una en la cancha alterna del TSM en Torreón, Santos Sub 17 ganaba ya cuatro a cero me parece, el partido casi por terminar el delantero de los entonces jaguares de Chiapas se lleva a la defensa, solo ante la portería dispara a mansalva para anotar el gol, sin embargo de la nada como bala aparece el Chilpo Suarez salvando su meta y estrellándose contra el poste, si les anotaban ya no perdían, pero su tarea era evitar los goles y lo hizo, en otra ocasión en Pachuca, perdiendo cuatro a uno creo, queda un balón suelto en el área chica a disposición del delantero de los Tuzos, dispara casi festejando el gol, Dany recibió el balonazo en el pecho, igual ya no tenían oportunidad de recuperarse en el marcador, pero su papel era evitar los goles, nunca se abrió, puso el pecho por salvar a su equipo de un gol, mas, de esa generación vi a varios jugadores que jugaban por amor a la camiseta y que sin embargo no recibieron la oportunidad de ser profesionales.
Ojala con el cambio de gobierno haya un cambio de política para el deporte, todo, no solo el futbol, necesitamos otra visión, una transformación, que sobresalga no el que tiene dinero, sino, el que tiene mejores condiciones deportivas.
Gracias por darme oportunidad de escribir esto tan personal, pero también tan suyo, esta recuperación es un triunfo de todos.

Deja tu opinión