Para iniciar el proceso de transición

El alcalde electo de Chilpancingo, Antonio Gaspar Beltrán solicitó audiencia al presidente municipal en funciones, Marco Antonio Leyva Mena para comenzar a trabajar en la discusión de temas relacionados con el cambio de administración.

En conferencia de prensa, el perredista lanzó la solicitud pública para que Leyva Mena lo reciba el próximo lunes en su despacho de Presidencia.

Explicó que la ley establece la instalación de los comités de entrega-recepción en la primera semana de septiembre, un mes antes de la toma de protesta de las nuevas autoridades, sin embargo, consideró necesario “comenzar a ventilar los temas propicios y avanzar” en el proceso de transición.

El alcalde electo comentó que ya ha tenido acercamientos con el priísta Leyva Mena, por lo que espera que haya una respuesta positiva a su solicitud pública de audiencia y “disposición para acelerar los pasos”.

Gaspar Beltrán aclaró que una vez que llegue al poder no actuará como fiscal ni auditor,
pero sí será “garante de que en todo momento la institución municipal sea respetada en su patrimonio y en su haber”.

También confió en que la transición se realice “en paz, cordialidad y concordia”.

El perredista también aprovechó la conferencia para pedirle a Leyva Mena que a su salida deje resuelto el pago de aguinaldos y demás prestaciones de fin de año a los trabajadores del ayuntamiento.

Indicó que por ley la administración saliente debe cubrir a más tardar el 15 de septiembre la parte proporcional de aguinaldo que corresponde a los nueve meses de este año que estarán en funciones.

Respecto a la nómina del ayuntamiento, Gaspar Beltrán dijo que la revisará “minuciosamente” para detectar si existen aviadores y se comprometió a hacerla pública.
Para ello, indicó que presentará una reforma administrativa para que el gobierno municipal tenga al “personal mínimo indispensable en las pareas administrativas”.

Explicó que gracias a los diagnósticos previos que ha realizado su equipo, detectaron nueve zonas de influencia gubernamental en las que habrán de desplegar a los trabajadores.

“Yo no traigo la espada enfilada a llegar a hacer despidos de manera irrasonable. El trabajador que justifique su permanencia y devengue su salario tendrá mis respetos y los estímulos necesarios para cumplir con sus funciones”, aclaró.

En el rubro de seguridad, dijo que está en el ánimo de trabajar “de manera coordinada, respetuosa y responsable” con los gobiernos federal y estatal.

Recordó que al gobierno municipal únicamente corresponde la prevención del delito, por lo que habrá de reforzar las acciones necesarias para disminuir la incidencia delictiva.

Respecto al nombramiento del nuevo titular de la Secretaría de Seguridad Pública
Municipal, dijo que está abierto a escuchar las propuestas del gobernador Héctor Astudillo Flores, porque él no tiene “el ánimo de sentirse superman ni el llanero solitario”.

Indicó que el nuevo jefe policiaco de la capital tendrá que ser avalado por el Grupo de Coordinación Guerrero.

También se le cuestionó la posibilidad de trabajar con el obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, para frenar la violencia que genera la confrontación entre grupos antagónicos de la delincuencia.

“Yo trabajaré con todos los ciudadanos que estén en la ruta de lograr la pacificación de Chilpancingo”, respondió Gaspar Beltrán.

– ¿Estará abierto al diálogo con los delincuentes que promueve el obispo?, se le preguntó.
“Para estos temas sin duda tenemos que ser respetuosos de las responsabilidades de cada quien. Mi tema principal es la prevención del delito y me habré de enfocar a ello. Si hay actores o autoridades que tienen esas posibilidades o esas responsabilidades, que lo hagan. La mía es básicamente dotar de servicios públicos a Chilpancingo y me habré de esforzar.

Seré un alcalde siempre dispuesto y animado a que las cosas se den”, respondió.

– Si el obispo te invitara a dialogar con los narcos, ¿irías?, se le volvió a preguntar.

“Sólamente que tú me acompañes”, dijo Gaspar Beltrán entre risas al periodista que lanzó la pregunta.

Después insistió en que trabajará “con la mayor humildad para hacer las cosas de manera prudente, responsable y siempre respetando la ley”.

Deja tu opinión