El alcalde saliente no reservó recursos suficientes

La alcaldesa electa de Tixtla, Erika Alcaraz Sosa reconoció que está preocupada porque el jefe de cabildo saliente, Hosseín Nabor Guillén no dejará el recurso suficiente para garantizar el pago de salarios y aguinaldos a todos los trabajadores del municipio.

Alcaraz Sosa reconoció que el cierre de la administración municipal genera preocupación, al menos en el caso de Tixtla.

“He platicado con el alcalde y nos comenta que dejará la parte proporcional del aguinaldo de los basificados y la parte proporcional de Seguridad Pública, Protección Civil y Transito Municipal, pero no deja el recurso de todos los extraordinarios y de confianza que tenemos en el municipio, eso nos preocupa un poco”, anotó.

También dijo que existe la posibilidad de que el alcalde Nabor Guillén no cubra la última quincena de sus trabajadores, lo que provocaría que el municipio recurra al gobierno estatal, que solamente puede respaldar con cargo a las participaciones federales del próximo año.

De hecho, sostiene que el interés generado por la anticipación de las participaciones es mínimo, pero en una cantidad mayor si representa una sangría importante de recursos para un municipio con las dimensiones de Tixtla.

La diputada local con licencia recordó que existen disposiciones legales que obligan a las administraciones salientes a reservar recursos para el pago de prestaciones, sin embargo, como hasta el momento ningún ex alcalde ha sido sancionado por incumplir, ninguno se siente con la obligación de garantizar lo que reclaman los trabajadores.

Deja tu opinión