Durante desfile conmemorativo al natalicio del general Vicente Guerrero Saldaña

Estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa realizaron una protesta frente al gobernador Héctor Astudillo Flores en la cabecera municipal de Tixtla, este en respuesta ratificó la solidaridad ante el movimiento encaminado a reclamar la presentación de los 43 jóvenes desaparecidos en Iguala, también señaló que dicho plantel cuenta con el respaldo de su administración.

Astudillo Flores fue el primer jefe del Ejecutivo local que preside el desfile tradicional en la cabecera municipal de Tixtla, después de los ataques ocurridos la noche del 26 de septiembre de 2014 en la cabecera municipal de Iguala, hecho que provocó la separación del entonces gobernador Ángel Aguirre Rivero.

Estuvo acompañado por Baltazar Hinojosa Ochoa, titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación del Gobierno federal, quien representó al presidente de la República Enrique Peña Nieto.

En el presídium estuvo también el alcalde de Tixtla Hosseín Nabor Guillén, el presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso local, Héctor Vicario Castrejón y entre otras personalidades, el presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), Alberto Neri Celis.

El evento se desarrolló en calma, participaron elementos de la Policía Preventiva, cuerpos de auxilio, empleados de diferentes dependencias, organizaciones sindicales y danzas tradicionales de las siete regiones.

Casi al final se colocó el contingente de estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, la mayoría de ellos de nuevo ingreso, lo que se confirmó porque la mayoría tenía el cabello corte a rape, como se utiliza en los casos del primer grado a manera de bienvenida al plantel.

Al frente del grupo se colocó una tortuga gigante color verde, emblema de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos, después una lona con los rostros de los 43 jóvenes desaparecidos y una leyenda en la parte alta, en la que se consigna que “Fue el Estado”.

Posteriormente se descubrió una manta con otra tortuga rotulada en el costado, pero con una sentencia escrita en letras negras y rojas: “soy lenta pero implacable; la justicia”.

El grupo que se resguardaba tras dicha manta se quedó frente al presídium por espacio de quince minutos, en ese tiempo se lanzaron consignas contra el gobierno, se reclamó la presentación con vida de los desaparecidos y se exigió justicia para los responsables.

En muestra de solidaridad, la concurrencia aplaudió en un par de ocasiones, lo que fue secundado por los integrantes del presídium, entre ellos el gobernador del estado y el representante presidencial.

Aunque algunas de las consignas fueron duras, los representantes de los poderes públicos aguantaron y permanecieron en su lugar, en algunos se mostraron expresiones de enfado, pero los normalistas se retiraron hasta que lo consideraron conveniente.

Ratifica su solidaridad con los padres de los 43

Al término del desfile, el jefe del Ejecutivo local declaró a los medios que consideraba lo más adecuado el haberse presentado al desfile en honor del general Vicente Guerrero Saldaña, pues tras los hechos del 2014 no se había presentado ningún representante del gobierno del estado ni de la federación.

“Conozco la historia, la entiendo y por eso soy capaz de escuchar y mantener la serenidad frente a las expresiones en este desfile. La escuela Normal de Ayotzinapa, los familiares de los 43 desaparecidos tienen y tendrán siempre mi consideración y mi absoluta solidaridad, que está probada desde los momentos en que se presentaron las circunstancias en Iguala”, anotó.

Comentó que ha tratado de mantenerse siempre cerca de los estudiantes de la Normal Rural, como ejemplo recordó que recientemente hubo un planteamiento relacionado con las plazas para los egresados de la última generación, que es de la que formaban parte la mayoría de las víctimas de los ataques en Iguala.

“Afortunadamente, casi la mayoría aprobó los exámenes y los que no lo aprobaron, hicimos un mecanismo para que en el estado tengan la certeza de que van a tener sus plazas”, anotó.

Manifestó que la historia de Ayotzinapa está completamente a la vista, de tal manera que al conocerla comprende las expresiones de sus estudiantes.

Más aún, destacó: “Yo comparto su enojo, su sentimiento lo comparto perfectamente y por eso yo también actúo como actúo, con serenidad y responsabilidad”.

Deja tu opinión