Está politizada la determinación del gobierno federal, acusan productores

Productores de agave-mezcal del estado de Guerrero advirtieron que la apertura de la Denominación de Origen abaratará el producto y obligará a los mezcaleros de la sierra a sembrar amapola.

En conferencia de prensa, las asociaciones productoras que integran el Comité Sistema Producto Agave-Mezcal y el Consejo Estatal del Maguey Mezcal de Guerrero dieron a conocer un manifiesto de inconformidad al ingreso de tres nuevas entidades federativas a la Denominación de Origen.

En el manifiesto, los mezcaleros advirtieron que la apertura de la Denominación de Origen Mezcal ha ocurrido siempre a finales de sexenio, primero con el panista Felipe Calderón Hinojosa y ahora con el priísta Enrique Peña Nieto.

“Los auténticos productores de mezcal no creemos en tanta coincidencia y más bien lo vemos como de interés político”, se lee en el documento.

Rigoberto Acosta González, dirigente del Consejo Regional de la Sierra de Guerrero (Cresig) y presidente del Comité Sistema Producto Agave-Mezcal, subrayó que esta bebida espirituosa se produce en seis regiones del estado y representa el único ingreso para familias que viven en situación de pobreza extrema.

Puntualizó que la producción de maguey-mezcal está considerada como “estratégica” en Guerrero y genera más de 6 mil empleos en más de 800 vinatas, la mayoría artesanales, asentadas en 30 municipios, sobre todo en comunidades de alta y muy alta marginación.

En el manifiesto, los mezcaleros advirtieron que al abrir la denominación de origen se afectaría la imagen del producto a nivel nacional e internacional.

Señalaron que otras denominaciones similares, como la del tequila en México y las del cognac y el champagne a nivel internacional, han sido cuidadas y protegidas por los institutos para la protección industrial correspondientes.

Esta protección, indicaron, consolidó a dichas bebidas en los mercados nacional e internacional, ya que los consumidores tienen clara la diferenciación y territorialidad.

En el caso del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), aseveraron que “ha sido omiso en defender la Denominación de Origen Mezcal”.

Acosta González recordó la reciente protesta que realizaron productores de mezcal de Oaxaca en la Ciudad de México contra la apertura de la denominación a tres entidades más. La protesta fue encabezada por el gobernador Alejandro Murat.

Comentó que en esa manifestación participó una representación de mezcaleros de Guerrero y anunció que este viernes participarán en una serie de reuniones con la Secretaría de Economía del gobierno federal y el IMPI para expresar su inconformidad y “levantar la voz” contra la “arbitrariedad” que representa beneficiar con una denominación de origen a tres estados que no producen mezcal.

También dijo que solicitarán al gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, que de muestra de su “sensibilidad” y respalde a los mezcaleros del estado en esta lucha.

Lo mismo harán los productores de las otras ocho entidades federativas que cuentan con la denominación de origen, para “hacer un frente común” contra la apertura a más estados como Aguascalientes, que ni siquiera produce el tipo de agave que se necesita para hacer mezcal.

Además, dijo que buscarán un acercamiento con el Congreso de Guerrero, los diputados federales y senadores guerrerenses, para que emitan una postura de respaldo a los mezcaleros.

Incluso buscarán un acercamiento con el presidente electo de la República, Andrés Manuel López Obrador y con los funcionarios que integrarán su gabinete para abordar este tema.

Carlos Renato Hernández Rodríguez, coordinador del Consejo Estatal de Productores de Mezcal de Guerrero, destacó que la Denominación de Origen Mezcal es la mayor superficie en el mundo.

“Es una situación que perjudica, entre más productores ofertan, la demanda disminuye y el negocio se va hacia abajo”, explicó.

Subrayó que los mezcaleros de Guerrero trabajaron durante más de 20 años en la consolidación del proyecto y que “ahora que está de moda a nivel internacional, todo mundo se quiere subir”.

Por ello, dijo, es que los mezcaleros de los nueve estados con denominación de origen promovieron la controversia constitucional ante la Suprema Corte de Justicia.

Los productores detallaron que plantar una hectárea de agave cuesta alrededor de 50 mil pesos. En el caso de la variedad Cupreata, deben esperar de ocho a 12 años para cosecharla. Cuando se trata de Angustifolia (espadín), el tiempo de espera es de seis a nueve años.

La inversión inicial mínima para el equipamiento de cada vinata es de 400 mil pesos y a esto se suman gastos de capacitación, asistencia técnica y jima del agave.

Además, los productores deben de invertir en la certificación, botellas, etiquetado, pago de personal e impuestos.

Detallaron que pagan el Impuesto Especial Sobre la Producción y Servicios (IEPS) se lleva el 53 por ciento del valor del producto. A esto se suma el 16 por ciento de IVA.

“En puros impuestos se va el 80 por ciento del precio del mezcal. Los impuestos son la muerte para los mezcaleros de Guerrero”, aseveró René Taboada.

Para producir una sóla botella de mezcal se requieren entre ocho y 10 kilos de maguey, con un costo de hasta 24 pesos por kilo.

En Guerrero se destinan más de 100 mil hectáreas al cultivo del maguey y hay 80 vinatas registradas, la mayoría como cooperativas, que reciben la producción de varios maestros mezcaleros.

Ejemplo de ello es Tecuan, marca que aglutina a 80 maestros mezcaleros de Chilpancingo, Mazatlán, Mochitlán, Tixtla, Leonardo Bravo, Eduardo Neri y varios municipios más.

La marca El Guache aglutina a más de 100 productores, principalmente de la sierra y Zanzekan tiene a más de 300.

Guerrero produce un millón 700 mil litros anuales de mezcal, pero solamente se certifican 400 mil litros, de los cuales se destina el 60 por ciento para exportación, principalmente a Estados Unidos.

Nuestra entidad es la segunda productora de mezcal más importante a nivel nacional, sólo superada por Oaxaca.

Entre las nueve entidades con denominación de origen, la producción anual de mezcal ronda los 4 millones de litros.

El 90 por ciento del mezcal que se produce en Guerrero no está certificado y se vende en las calles, en botellas de plástico, sin control de calidad.

Una plantación de agave puede emplear de ocho a 30 trabajadores, por lo que existe “una demanda fuerte de mano de obra”.

De acuerdo con los mezcaleros, “el boom” de esta bebida inició en 2003 “y siguió creciendo”.

Mientras que en el año 1995 una botella de mezcal costaba 12 pesos en Guerrero, este año el precio mínimo es de 120 pesos.

El precio promedio general de una botella de mezcal en el estado es de 400 pesos, aunque hay botellas que alcanzan precios de hasta mil 700 pesos.

En el mercado nacional hay botellas de mezcal que se cotizan hasta en cinco mil y siete mil pesos.

Los mezcaleros guerrerenses incluso han vendido ediciones especiales añejadas por años en barriblas de roble francés hasta en 15 mil pesos.

Según los datos de 2017, a nivel nacional hay casi mil 100 socios mezcaleros registrados ante el Consejo Regulador.

“El primer impacto que tiene abrir esta denominación de origen es chotear el mezcal, degradarlo, hacer que pierda el plus de ser exclusivo”, apuntó Acosta González.

“Necesitamos que al sector mezcalero se le trate con respeto. Somos una industria que genera empleos. Si el mezcal se abarata, los productores de mezcal de la sierra que dejaron de sembrar amapola para sembrar agave y producir mezca, van a tener que regresar a la amapola”, advirtió el presidente del Comité Sistema Producto Agave Mezcal.

Esta situación, dijo, “es de alto riesgo para las comunidades de la sierra de Guerrero y las de la Montaña”.

Deja tu opinión