La prueba, 162 asesinatos de mujeres en lo que va del año y mil 669 desapariciones de 2007 a la fecha

Tras recibir la presea Sentimientos de la Nación, la activista María Luisa Garfias Marín reprochó los 162 asesinatos que se han cometido en contra de mujeres en lo que va del presente año, además de las mil 669 desapariciones de personas registradas de 2007 a la fecha en la entidad, entre ellas la de los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa.

En la catedral de Santa María de la Asunción, Garfías Marín recibió la máxima condecoración que otorga el Congreso de Guerrero, en el marco de los 2005 años de la proclama de los Sentimientos de la Nación por parte del generalísimo José María Morelos y Pavón.

Lo anterior, pese a la resistencia de grupos pro vida que se plantaron en las inmediaciones de la catedral con la intención de cuestionar por medio de pancartas la determinación de los diputados locales, principalmente del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) por dar el reconocimiento a una promotora de la despenalización del aborto.

La ex diputada local, académica de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro) y consejera electoral, reconoció que si bien nació en el vecino estado de Oaxaca, lleva más de 30 años radicada en Guerrero y ha tenido la oportunidad de conocer su territorio, a su gente y sus problemas.

Indicó que Guerrero es cuna de hombres que aportaron mucho a la conformación de México como una república soberana, pero también de mujeres trascendentales y para ellas, reprochó que no haya un reconocimiento igualitario.

La respuesta que históricamente se ha tenido, dijo que ha sido la discriminación y la violencia, lo que se confirma con el dato de 162 mujeres a las que se les ha arrebatado la vida en lo que va de 2018.

Dicha estadística, dijo que coloca a Guerrero en los primeros lugares del país a nivel nacional de asesinatos cometidos en contra de mujeres.

Por esa razón, advirtió que si los integrantes del Congreso local no impulsan políticas legislativas con perspectiva de género, lo que se tendrá como consecuencia es que se profundizará todavía más en una crisis humanitaria que no tiene precedente.

Advirtió que los y las diputadas no pueden guardar silencio ante crímenes de lesa humanidad, ya que eso implica postergar la proclama de libertad y de igualdad contenida en los Sentimientos de la Nación.

Recordó que en el numeral 18 de los Sentimientos de la Nación señala claramente que la tortura debe erradicarse, pero a pesar de que en México desde 2016 existe una legislación para prevenirla y sancionarla todavía se practica, lo que es reconocido por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

“Pero también existen desapariciones forzadas y ejecuciones extrajudiciales cometidas por agentes del Estado o en complicidad con los grupos criminales.

Los más de mil 669 desaparecidos de 2007 a 2018 entre los que se encuentran los 43 normalistas de Ayotzinapa y 309 mujeres, da cuenta de la crisis humanitaria que existe en la entidad”, anotó.

Dicha crisis humanitaria, dijo que ha llevado a familias completas a organizarse en la búsqueda de justicia y de información, pues la omisión, la impunidad y la corrupción les han cerrado las puertas.

Actualmente la violencia alcanza a todos los sectores de la sociedad, desde reporteras y reporteros, a sacerdotes, profesores, médicos, estudiantes niñas y niños.

Reconoció que erradicar flagelos derivados de la corrupción no será sencillo, ni se podrá en tres o seis años, pero sostuvo que se avanzará mucho en el momento en que los hombres y las mujeres que asuman posiciones de mando, respaldados por la sociedad no simulen ni mientan.

Reconoció la necesidad de pacificar al país y de pacificar Guerrero, como lo plantea el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, pero aclaró que para que haya paz primero debe haber justicia.

Deja tu opinión