En alusión al relevo en los municipios y los problemas de los alcaldes salientes

“Yo no voy a tapar hoyos por tapar hoyos”, dijo el gobernador Héctor Astudillo Flores al referirse a los problemas financieros que enfrentan algunos municipios, así como a las probables irregularidades de los alcaldes que este 30 de septiembre culminan su periodo de ejercicio constitucional.

En Chilpancingo, el jefe del Poder Ejecutivo local tomó parte de la ceremonia con la que se conmemoró el aniversario luctuoso número 24 del asesinato del ex gobernador José Francisco Ruiz Massieu, de quien se asumió como alumno en el terreno político.

Al término del evento fue cuestionado sobre el cierre del periodo de ejercicio constitucional de los gobiernos municipales, así como la inminente llegada de nuevas autoridades.

Indicó que invariablemente, todos los municipios cierran su periodo con complicaciones en el terreno financiero, aunque en algunos casos la situación se puede considerar como delicada.

Ante las peticiones de apoyo por parte de los ediles, principalmente ante los compromisos financieros del fin de año, Astudillo manifestó que en su calidad de gobernador, lo que tiene que hacer es tratar de ayudar, siempre y cuando se justifique lo que en su momento se plantee.

“No se trata de tapar hoyos solo por tapar hoyos, eso no lo voy a hacer”, anticipó.

Indicó que si hay algún caso comprobado de manejo irregular de los recursos, para eso están los órganos de supervisión, como son la Auditoría Superior del Estado (ASE) y la Auditoría Superior de la Federación (ASF), que son los indicados para revisar y en su caso, si hay elementos proceder a pedir las sanciones.

A pocas horas de que se realice el relevo de mandos en las administraciones municipales, el jefe del Ejecutivo local manifestó que hasta el momento, el problema más complicado que se tiene está focalizado en Cochoapa el Grande, municipio en el que el alcalde electo, Daniel Esteban González está desaparecido desde el pasado 2 de septiembre.

En Coahuayutla, donde también se han reportado visos de violencia, dijo que la presencia de los cuerpos de seguridad se reforzó, para evitar situaciones que puedan colocar en posición de riesgo la gobernabilidad.

A favor de la depuración de los cuerpos policíacos

Cuestionado sobre la situación que prevalece en el municipio de Acapulco, tras el desarme de la Policía Preventiva Municipal, el gobernador recordó que bien vale la pena hacer una revisión respecto al número policías, el armamento de cargo, el número de policías, equipo proporcionado, las patrullas que se tienen y el control administrativo que se tiene.

Recordó que había dos órdenes de aprehensión en contra de dos elementos, las cuales ya se ejecutaron y ahora se está en la etapa de avanzar en la revisión.

Los policías que trabajen en la ruta correcta, indicó que pronto volverán a trabajar en la normalidad.

Recordó que en el caso de Zihuatanejo, un integrante del crimen organizado llegó, se uniformó y estuvo casi un mes siendo el jefe de la policía, hasta que las autoridades estatales y de la federación intervinieron para llevarlo a prisión.

“Sin duda se trataba de un delincuente absoluto que ahora está en la cárcel”, refirió.
De los elementos detenidos en Acapulco, dijo que se debe investigar la razón por la que se involucraron en un asesinato, así como la forma en que operaban desde la corporación a favor del crimen organizado.

Deja tu opinión