Cuestionan que siendo un medio crítico, su principal financiamiento sea el gobierno estatal 

Reporteros de varios medios de comunicación marcharon para protestar por el despido injustificado de 16 trabajadores de El Sur, entre ellos periodistas, editores y administrativos, al final de la protesta quemaron ejemplares de dicho medio.

La marcha salió a las 11 de la mañana de las oficinas del Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa (SNRP), atravesó la explanada del Zócalo y avanzó por la calle Teófilo Olea y Leyva, hasta llegar a las oficinas administrativas de El Sur, casi en esquina con la calle Galeana.

Los trabajadores de prensa, radio y televisión corearon protestas contra el director del periódico, Juan Angulo Osorio.

“Ángulo, entiende, la prensa no se vende” y “Juan Angulo &uleeeero”, gritaron los periodistas durante su movilización.

Personal administrativo del periódico se asomó por el balcón de la oficina, ubicada en un segundo piso, para grabar con sus celulares la protesta de los reporteros.

Los reporteros dieron lectura a un posicionamiento de la Delegación XVII del SNRP y su Asamblea instalada en sesión permanente, mediante el cual condenaron el despido injustificado de reporteros y trabajadores administrativos del periódico El Sur.

Señalaron que a través de su abogado de apellido Altamirano, El Sur ejecutó los despidos de manera irregular por medio de mensajería de redes sociales y por último de manera personal “con una actitud déspota, opuesta a la línea editorial del medio, enmarcada en la defensa de derechos humanos y laborales”.

Detallaron que los despidos iniciaronn con la reunión del pasado 14 de agosto convocada por el director Juan Angulo Osorio, en la que expuso una supuesta crisis económica en la empresa que edita el diario.

Ángulo Osorio culpó de la crisis al recorte de los convenios de publicidad que mantiene con el gobierno de Héctor Astudillo Flores y con el ayuntamiento de Acapulco que encabeza Evodio Velázquez Aguirre.

En dicha reunión, dijeron, la empresa argumentó un adeudo millonario como justificación de los despidos.

“Un periódico que su línea editorial ha sido en defensa de los derechos humanos y en apoyo a la clase trabajadora y sus derechos laborales, hoy no puede mencionar que su entrada principal económica es del gobierno, a donde se dirigen la mayoría de las denuncias que se publican”, sentenciaron los periodistas en su pronunciamiento.

Por ello, exigieron que el consejo de accionistas fije una postura ante esta decisión “que ataca la estabilidad económica de varias familias que hoy quedan en el desamparo y pasan a ser una cifra más en el índice de desempleo que aqueja al país, que pasa por la más grave crisis de inseguridad”.

Señalaron que el abogado de El Sur actuó de modo “repudiable”, pues “de manera déspota anunció a la compañera Beatriz García Billares su espontáneo despido, aunque días después fuera obligada a cumplir con órdenes de trabajo que debería cubrir y entregar en forma de notas informativas como normalmente lo hacía, pero ahora bajo la incertidumbre de su despido”.

Tras su despido se sumaron los casos de Alina Navarrete Fernández, Javier Bernal Vences, Esperanza Ignacio Matías en Chilpancingo y los de dos compañeras trabajadoras en las oficinas de Acapulco, “a quienes se les negó el acceso a la empresa en un día común de trabajo, hasta que fueron citadas para su despido”.

El reportero José Luis Arellano, también fue despedido “luego de un periodo de hostigamiento laboral”.

Señalaron que hasta la fecha ha sido citado en varias fechas a la junta local de conciliación y arbitraje por parte del abogado, sin tener certeza sobre su trabajo.

Los periodistas advirtieron que “la violación a los derechos laborales más marcada se da contra el reportero gráfico y editor de fotografía, Eric Chavelas Hernández, quien después de entregar una carta elaborada por los trabajadores donde solicitaban audiencia al director, Juan Angulo, la contestación fue el despido, sin reconocer los 21 años que tiene laborando en El Sur, donde también se habría solidarizado con este periódico en anteriores crisis, donde inclusive dejó de percibir salario hasta por un año”.

Los trabajadores despedidos demandaron “trato digno y una liquidación apegada a derecho, reconociendo la antigüedad laboral”.

Al término de los pronunciamientos, los reporteros quemaron dos ediciones del periódico El Sur y pegaron sus pancartas en la entrada del edificio que alberga las oficinas de la empresa.

Deja tu opinión