Este día el Diputado Federal del Grupo Parlamentario de Morena, Rubén Cayetano García, subió a la tribuna de la Cámara de Diputados, para presentar y argumentar ante el pleno del Congreso de la Unión, su primera Iniciativa de Reforma que presentó, relativa a reformar el artículo 55 fracción segunda, de la Constitución de la República, para que los jóvenes de 18, 19 y 20 años puedan ser votados en los diversos procesos electorales, de esta manera inicia con su participación en tribuna y con la principal labor de un Diputado que es legislar, labor que le fue otorgada por el pueblo de la región de la Costa Chica de Guerrero.

Al principio de su participación el legislador externó que “el pasado primero de julio, el pueblo despertó, se abrió el cielo, entró la luz y se instauró en México una auténtica democracia, dejando atrás el oscurantismo de los fraudes electorales”.

Denunció que en los pasados procesos electorales, los jóvenes han sido discriminados.

Explicó que “la ciudadanía, se alcanza a los 18 años, tal como lo señala la fracción primera, del artículo 34 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. En el artículo 35, también en las fracciones primera y segunda, de la misma Constitución establece, que son derechos del ciudadano, votar y poder ser votados para todos los cargos de elección popular.

Sin embargo el artículo 55, fracción segunda, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, señala que para ser Diputado Federal deben cumplirse los 21 años, pero además el artículo 58 de la misma Constitución, establece que la edad para 25 años cumplidos el día de la elección para poder ser Senador, con lo cual se limita la prerrogativa del ser ciudadano desde los 18 a los 20 años con 11 meses y 29 días”.

El legislador fundó su proyecto de reforma en el sentido de que estando como actualmente se encuentra la Constitución, en el artículo que se promovió su reforma, los jóvenes de 18, 19 y 20 años, que son ciudadanos mexicanos, sólo son ocupados electoralmente para votar, pero se les niega el derecho de asumir una responsabilidad pública, ejerciendo únicamente la capacidad de goce, pero limitándose su capacidad de ejercicio, que es el derecho reconocido en la ley para realizar actos jurídicos y hacerlos valer al cumplir la mayoría de edad.

Indicó además que “si las leyes reconocen en los jóvenes de 18 años, su capacidad para votar y con ello un acto libre, responsable y consciente, como para decidir votando quien los puede representar o gobernar y con ello incidir en la toma de decisiones públicas, resulta contradictorio y hasta discriminatorio que se les impida tomar decisiones en nombre de los demás.

Podría pensarse que, al elevar la edad hasta los 21 años para asumir un cargo de elección popular, se consideró la juventud como una imposibilidad por la falta de experiencia, pero eso no debe ser óbice para ejercer la ciudadanía como un derecho constitucional. Por el contrario la experiencia de muchos legisladores en nuestro país, no ha servido tanto, pues entre más experiencia tienen, más legislan a favor de sus propios intereses y se olvidan de la gente que votó por ellos”.

También dijo que bajo la limitación que plantea reformar, en los estados de la república, las constituciones locales, también establecen la edad mínima de veintiún años para ser representantes populares, en razón de ello, ningún ciudadano de dieciocho años y hasta los veinte con once meses puede ser diputado local, presidente municipal, síndico procurador o regidor, pues consideran que estando establecido en la Carta Magna la edad mínima de veintiún años, así debe ser también en los estados, pero con la reforma, los estados también homologarán y concederán el derecho a quienes votan desde los dieciocho años para ser electos.

Las cifras que actualmente aparecen en la lista nominal, con corte al 24 de agosto de 2018, arrojan que son un millón cuatrocientos noventa y seis mil quinientos cuarenta y seis, tienen 18 años de edad, mientras que en el padrón electoral son un millón seiscientos cuatro mil seiscientos setenta están registrados, de igual manera de 19 años, dos millones seis mil quinientos sesenta y siete están en la lista nominal y dos millones cuarenta y un mil quinientos treinta y seis están en el padrón. El INE no indica las cifras de jóvenes entre los 20 y 21 años, pero se estima que sería de alrededor de cinco millones de jóvenes, detalló el legislador.

Finalmente aseguró que “México es un país de jóvenes y los jóvenes no tan solo son el futuro de México, sino el presente. Reformemos este artículo reconociendo y elevando el carácter del ciudadano permitiendo que los jóvenes asuman responsabilidades políticas, pues dicho sea de paso, no están contaminados y considero que con educación y convicciones democráticas, podrían ser importantes.

Deja tu opinión