El de Daniel Esteban González y su chofer, la gota que derramó el vaso en una ciudad sometida por la delicuencia

Integrantes de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) y de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) llegaron a Tlapa de Comonfort para investigar el paradero del alcalde electo de Cochoapa el Grande, Daniel Esteban González y su chofer Juventino García Rojas, de quienes se desconoce el paradero desde la jornada del 2 de septiembre.

El arribo de la autodefensa de la UPOEG y la fracción de Pueblos Fundadores (PF) de la CRAC, lideradas por los hermanos Bruno y Cirino Placido Valerio se registró alrededor de las 18:00 horas del jueves 13 de septiembre, 11 días después de la desaparición del alcalde electo de Cochoapa y de su chofer, tiempo en el que la familia refiere que hasta el momento carece de información elemental para conocer el paradero y la suerte de las dos víctimas.

De acuerdo con Bruno Placido, dirigente de la UPOEG, son 200 los hombres armados que desde la Costa Chica de Guerrero llegaron a la cabecera municipal de Tlapa, considerada como el corazón político y comercial de la región Montaña.

Placido Valerio confirmó que la presencia de los policías ciudadanos tiene la finalidad de investigar el paradero del alcalde electo de Cochoapa y su colaborador, de tal suerte que van a permanecer ahí el tiempo que se considere necesario, lo que depende de los resultados que se obtengan.

En la búsqueda del primer edil intervienen también policías comunitarios incorporados a la CRAC en la variante de Pueblos Fundadores (PF), los que llegaron procedentes de la zona rural de Chilapa de Alvarez.

En un comunicado de dos páginas que se distribuyó entre la población, la UPOEG y su Sistema de Seguridad y Justicia Ciudadana (SS y JC) señala que se encuentra en una operación conjunta con la CRAC-PF, a petición de los habitantes de Tlapa, ciudad que desde hace varios años vive sometida ante la operación de grupos delictivos que son tolerados por las corporaciones policíacas que se encuentran en el lugar.

“Tlapa vive en el horror”, señala el comunicado, tras manifestar que han recibido reportes sobre actos relacionados con el secuestro, asesinato, violación, desaparición de personas y extorsiones, entre otros delitos que no son sancionados y que en muchas ocasiones no se denuncian por temor.

Por esa razón llaman a los habitantes de Tlapa a tomar la ruta de la organización social, que es la medida más efectiva para desplazar a cualquier grupo delictivo que se instale en algún punto poblacional.

“Así como están ustedes, así estuvieron nuestros pueblos, que ahora han recuperado sus niveles de tranquilidad”, señala el documento que la tarde del jueves se distribuyó entre los habitantes de Tlapa en el acceso conocido como Los Arcos.

Para la UPOEG y la CRAC-PF, la desaparición de Daniel Esteban y su chofer, sería la gota que derramó el vaso en una ciudad que está sometida por la delincuencia.

El Grupo de Coordinación Guerrero (GCG) confirmó el arribo de los civiles armados, aunque de manera escueta se limitó a señalar que estos realizaron trabajo de boteo en la entrada de Tlapa para financiar sus movilizaciones.

Deja tu opinión