Lo acusan del desvío de recursos de una cooperativa

Padres de familia y maestros del turno matutino de la escuela secundaria Wilfrido Massieu bloquearon la avenida Gobernadores para exigir la destitución Alberto Marín Chávez, quien fue designado como enlace por parte de la Secretaría de Educación Guerrero (SEG), en sustitución del director Alejandro Carreto Mota.

En entrevista, Marín Chávez desmintió que haya desviado 18 mil pesos del fondo que se genera en la cooperativa escolar, como acusó este día un grupo de padres de familia que tomó las instalaciones de la escuela y bloqueó la avenida Gobernadores.

“Tengo mes y medio en esta institución, no se puede hablar de que yo he manejado recursos. A mí me gusta la transparencia y no he tomado ni un sólo peso de esta institución. Yo sólo vine a trabajar y mi interés es que los alumnos tengan clases”, afirmó el docente.

Sobre el supuesto desvío, detalló que el recurso se invirtió en radios de comunicación, papelería, libros, material para el aseo de los baños y un herrero para arreglar las butacas.

Explicó que cuando llegó a la secundaria trató de establecer buena comunicación con los prefectos, para garantizar que los estudiantes y los maestros permanezcan en las aulas.

Los prefectos le informaron que había radios walkie talkie para facilitar esa labor, pero al revisarlos se percataron que estaban descompuestos.

Por ello, invirtieron 5 mil 800 pesos en comprar radios nuevos. También se pagaron seis mil pesos en papelería, mil pesos para el traslado de libros, 500 pesos a un herrero que arregló las butacas y algunos otros gastos menores como material de aseo para los baños, que suman en total los 18 mil pesos que le reclaman los padres de familia.

Marín Chávez también respondió a la acusación que hicieron los padres de familia en el sentido de que está “saturando” los grupos de clases del turno matutino.

Explicó que la secundaria Wilfrido Massieu también atiende a niños con capacidades diferentes, pero ese servicio sólo está disponible en el turno de la mañana.

Al llegar se percató de que varios niños que requerían atención especial estaban en el turno de la tarde, por lo que los transfirió a la mañana, en específico cuatro alumnos más por grupo.

Indicó que esa situación sí hizo que crecieran un poco los grupos del turno matutino, pero aclaró que no están sobresaturados como acusaron los padres de familia.

El enlace de la SEG en la secundaria Wilfrido Massieu hizo un llamado a los padres de familia y a los profesores inconformes a que se abran al diálogo, “porque los únicos afectados son los alumnos que ya llevan dos días seguidos sin clases”.

Incluso advirtió su preocupación porque los adolescentes llegan a la escuela y, al encontrarla cerrada, “se van a otro lado” sin que muchas veces le avisen a sus papás.

Deja tu opinión