La defraudación fiscal un grave problema en México.

En esta etapa de transición, en la cual se espera que cambien al menos algunas de las múltiples prácticas viciadas que tanto daño han hecho al país, conviene analizar la defraudación fiscal, que en este sexenio que termina, al igual que en los 4 anteriores, ha ocupado un lugar significativo. El hecho reviste especial importancia por el mal uso que se ha hecho del recurso público. Ello implica que, podrá ir disminuyendo este delito en tanto se demuestre, con beneficios para los contribuyentes, que los impuestos tienen un buen uso y la rapiña de los funcionarios recibe castigos ejemplares.

De acuerdo con los datos de INEGI, en nuestro país se encuentran instaladas y registradas 4.5 millones de empresas, de las cuales, 4.4 millones son microempresas, es decir, empresas familiares que cuentan con un número reducido de empleados. Solamente existen 16,000 empresas de más de 250 empleados y estas son las grandes empresas.

De acuerdo con el artículo de investigación periodística que suscribe Efrén Flores en el periódico Sinembargo de fecha noviembre 11 de 2017 y que lleva por título: “Evasión fiscal quita a México 2.8% del PIB, y los más ricos ni pagan y hasta ocultan su dinero, acusan”, la evasión fiscal es uno de los principales problemas que aquejan a las finanzas públicas de México.

¿Qué es la defraudación fiscal y cómo se sanciona? Toda persona que sea sorprendida cometiendo el delito de defraudación fiscal podría pasar de 3 meses a 9 años en prisión. La defraudación fiscal es un delito contemplado dentro del Código Fiscal de la Federación (CFF). Comete el delito de defraudación fiscal quien, con uso de engaños o aprovechamiento de errores, omita total o parcialmente el pago de alguna contribución u obtenga un beneficio indebido con perjuicio del fisco federal.

Ello significa que, si se omite presentar total o parcialmente el pago de una contribución, o se obtiene un beneficio indebido, no es suficiente motivo para que se considere como fraude, sino que debe hacerse con el uso de engaños y aprovechamiento de errores. El delito de defraudación fiscal y el delito previsto en el artículo 400 Bis (operaciones con recursos de procedencia ilícita) del Código Penal Federal, se podrán perseguir simultáneamente.

Penalidad. El delito de defraudación fiscal se sancionará con las siguientes penas:

  1. Con prisión de 3 meses a 2 años, cuando el monto de lo defraudado no exceda de 1 millón 369 mil 930 pesos.
  2. Con prisión de 2 a 5 años cuando el monto de lo defraudado exceda de 1 millón 369 mil 930 pesos, pero no de 2 millones 54 mil 890 pesos.

III. Con prisión de 3 a 9 años cuando el monto de lo defraudado fuere mayor de $2 millones 54 mil 89 pesos.

Cuando no se pueda determinar la cuantía de lo que se defraudó, la pena será de 3 meses a 6 años de prisión.

Atenuantes: Si el monto de lo defraudado es restituido de manera inmediata en una sola exhibición, la pena aplicable podrá atenuarse hasta en un 50%.

Defraudación fiscal calificada. El delito de defraudación fiscal y los previstos en el artículo 109 del Código Penal serán calificados cuando se originen por:

  1. a) Usar documentos falsos.
  2. b) Omitir reiteradamente la expedición de comprobantes por las actividades que se realicen, siempre que las disposiciones fiscales establezcan la obligación de expedirlos. Se entiende que existe una conducta reiterada cuando durante un período de 5 años el contribuyente haya sido sancionado por esa conducta la segunda o posteriores veces.
  3. c) Manifestar datos falsos para obtener de la autoridad fiscal la devolución de contribuciones que no le correspondan.
  4. d) No llevar los sistemas o registros contables a que se esté obligado conforme a las disposiciones fiscales o asentar datos falsos en dichos sistemas o registros.
  5. e) Omitir contribuciones retenidas, recaudadas o trasladadas.
  6. f) Manifestar datos falsos para realizar la compensación de contribuciones que no le correspondan.
  7. g) Utilizar datos falsos para acreditar o disminuir contribuciones.
  8. h) Declarar pérdidas fiscales inexistentes.

…..No se formulará querella, si quien se encuentra en los supuestos anteriores, entera espontáneamente, con sus recargos, el monto de la contribución omitida o del beneficio indebido antes de que la autoridad fiscal descubra la omisión o el perjuicio, o medie requerimiento, orden de visita o cualquier otra gestión notificada por la misma, tendiente a la comprobación del cumplimiento de las disposiciones fiscales.

Es importante conocer los actos que la ley considera como fraude fiscal, ya que muchas veces se toma a la ligera el omitir la presentación de declaraciones o el declarar importes distintos a los reales, sin medir las consecuencias, lo que puede ser tomado por la autoridad como un delito, el cual se castiga con privación de la libertad.

De acuerdo con los resultados del estudio del SAT y de la UDLAP, que analizó cerca del 80 por ciento del total de ingresos tributarios que se obtuvieron en el país entre 2004 y 2015, las tasas de evasión fiscal más altas están ligadas a aquellos ingresos no declarados por arrendamiento o rentas [76.22]; la falta de pago de ISR por personas físicas con actividad empresarial [68 por ciento]; personas morales o empresas que no pagan el ISR [30 por ciento]; la falta del pago del IVA en general [19.43 por ciento]; y la evasión al momento de declarar ingresos por salario de las personas físicas [13.43 por ciento].

El maestro Roberto Colín Mosqueda, miembro de la comisión fiscal del Colegio de Contadores Públicos de México (CCPM) dijo: “La evasión fiscal es grave [en México], toda vez que la base de contribuyentes está muy sectoriada o muy específica hacia los asalariados y las empresas. Entonces de ahí que hay una economía informal, y aunque ha habido avances, no se ha logrado del todo incorporar a la economía informal al esquema del pago de impuestos”, “el gran desafío que tiene la autoridad es incorporar a la economía informal [para] incrementar la base de contribuyentes”,

En esos últimos años, entre las personas morales y los empresarios que no pagaron el ISR, generaron un daño económico acumulado de 2.9 billones de pesos. Monto que supera el total de evasiones de IVA durante el periodo [2.4 billones de pesos] y las defraudaciones por falta de declaración de ingresos salariales y de arrendamientos [1.8 billones en conjunto].

La evasión por la vía del ISR es más amplia que la del IVA. Mientras que para 2015 las defraudaciones relacionadas con el ISR significaron una pérdida del 2.04 por ciento del PIB, las del IVA ascendieron a 1.12 por ciento. Empero, en once años, la defraudación fiscal por ISR se redujo en 1.55 puntos porcentuales y la del IVA en 0.65 puntos. Hasta hace dos años, las evasiones -en conjunto- le costaban al país una cuarta parte [23 por ciento] de sus recaudaciones [574 mil millones de 1.9 billones de pesos].

Algunos estudios señalan que el aumento de la recaudación no es tanto producto sobre la progresividad de nuestro sistema tributario, sino porque el fenómeno del IEPS [Impuesto Especial sobre Producción y Servicios] y el aumento de los precios de la gasolina hicieron que el gobierno recaudara más impuestos

Entre 2013 y 2016, el SAT otorgó devoluciones por un billón 345 mil millones de pesos; y entre 2008 y 2016, condonó 593 mil 448 millones de pesos. La suma de estos dos montos [1.9 billones de pesos] se asemeja al costo de pagos de pensiones y jubilaciones del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) para los próximos 70 años -más de dos billones de pesos-.

Quienes más se vieron beneficiados por estas devoluciones y condonaciones fueron los grandes contribuyentes. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), en México el 20 por ciento del PIB lo compone la recaudación tributaria, mientras que su promedio internacional es de 34 por ciento.

Permítaseme ser reiterativo: constituyen delitos de defraudación fiscal calificada: Usar documentos falsos; Omitir reiteradamente la expedición de comprobantes por las actividades que se realicen; Manifestar datos falsos; No llevar los sistemas o registros contables a que se esté obligado; Omitir contribuciones; Manifestar datos falsos para realizar la compensación de contribuciones; Utilizar datos falsos para acreditar o disminuir contribuciones; Declarar pérdidas fiscales inexistentes.

En el caso del ISR no entra el supuesto de defraudación fiscal como en el caso del IVA, ya que en el año se hacen 12 pagos provisionales. Y esto se debe a que el impuesto se considera definitivo hasta llegar a la declaración anual.

La invitación es a convertirnos en ciudadanos vigilantes del correcto uso de nuestras contribuciones y exigentes en el castigo a los delincuentes que las roban, desvían o malversan.

Fuente: https://www.sinembargo.mx/11-11-2017/3346088

Deja tu opinión