Edith López Rivera los relaciona con el PRI

La alcaldesa de Cochoapa El Grande, Edith López Rivera, denunció que líderes y simpatizantes priístas crearon un grupo armado y mantienen tomado el Palacio Municipal.

El conflicto se remite al reciente proceso electoral en el que resultó ganador su esposo, el perredista Daniel Esteban González, triunfo que fue confirmado por la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

Los simpatizantes priístas rechazaron el resultado y desde entonces han mantenido tomado el palacio municipal, en exigencia de que sea la ex candidata del PRI, Hermelinda Rivera Francisco, quien asuma la alcaldía.

Tras la desaparición del perredista Esteban González, el Pleno del Congreso designó en el cargo a su esposa, Edith López Rivera, quien tomó protesta como presidente municipal el 30 de octubre.

El jueves 22 de noviembre, principales y comisarios de Cochoapa El Grande ofrecieron una conferencia de prensa en Chilpancingo, en la que denunciaron que López Rivera no ha acudido al ayuntamiento y que en cambio, despacha desde la ciudad de Tlapa de Comonfort.

En entrevista este martes, la alcaldesa explicó que el ayuntamiento de Cochoapa sigue cerrado por simpatizantes priístas y por ese motivo no puede despachar desde ahí.

También argumentó que está realizando las gestiones necesarias para el presupuesto que recibirá su municipio en 2010 y por ello se ha encontrado ausente.

“(Entre semana) estamos en las gestiones en Chilpancingo y en la Ciudad de México, pero he atendido los sábados y domingos en Cochoapa”, justificó.

De acuerdo con López Rivera, su gestión al frente del gobierno municipal ha sido bloqueada por los simpatizantes priístas, quienes no le han permitido ni siquiera ingresar al ayuntamiento, donde se han mantenido en plantón desde que conocieron la derrota de su candidata.

A esto se suma la creación de un grupo armado que se asume como policía rural, el cual ha operado desde principios de noviembre.

La alcaldesa denunció que este grupo de autodefensa opera “con armas que están fuera de la ley”, realiza operativos en la cabecera municipal y ha amenazado en varias ocasiones con desarmar a la Policía Preventiva e incendiar sus patrullas.

Indicó que este grupo armado ha resguardado el plantón que los simpatizantes priístas mantienen en el ayuntamiento, de tal manera que ella y su gabinete no puedan ingresar para ejercer sus funciones.

López Rivera informó que está en diálogos con sus detractores y confió en que pronto puedan llegar a un acuerdo para que le permitan gobernar el municipio.

Subrayó que su designación como alcaldesa no es impugnable porque la Sala Superior del TEPJF ratificó el triunfo de su esposo en las elecciones y el Congreso local la designó de entre una terna, por lo que ya no hay instancia superior a la que puedan acudir los priístas.

Advirtió que si los simpatizantes priístas insisten en mantener tomado el ayuntamiento, acudirá a las instancias correspondientes para proceder de manera penal contra ellos.

Deja tu opinión