Nazarín Vargas sostiene que es necesario mantener vivo el interés de la población en los asuntos públicos

El presidente del Instituto Electoral de Participación Ciudadana (IPEC), Nazarín Vargas Armenta reconoció que la democracia en Guerrero y el país es cara, sin embargo, los resultados de los últimos comicios dejan al descubierto que vale la pena invertir en ella.

En entrevista, Vargas Armenta reconoce que los resultados de la elección concurrente del 1 de julio, tuvieron una orientación muy clara en el ámbito local y nacional, puesto que la orientación apuntó mayoritariamente hacia la recomposición de los espacios de poder y representación popular.

De hecho, indicó que en el caso de Guerrero, por los problemas de inseguridad que generaba la constante actuación del crimen organizado, la expectativa que se tenía, era de que habría una escasa participación de la población.

Sin embargo, al observar los resultados del i de julio, lo que se puede observar es un incremento importante de la participación ciudadana, si se establece una comparación que tome como referencia los comicios de 2015.

La diferencia entre 2015 y 2018 es de una variación a la alza de casi 10 por ciento, lo que permite observar que la ciudadanía optó por el ejercicio de su derecho al voto, con la intención de propiciar que cambiaran las cosas que generaban inconformidad social.

El ánimo de cambio, dijo que fue superior a todas las limitantes que se enfrentaron en el periodo de campaña, entre ellas la violencia que en su momento generó el crimen organizado.

Vale la pena invertir en las elecciones

Para el presidente del IEPC, lo sucedido en la elección pasada representa un avance importante, pues se han generado condiciones de mayor confiablidad en los procesos electorales.

Reconoció que la democracia es cara, ya que tener una credencial de elector con los filtros de seguridad de la actual representa una fuerte erogación de dinero, lo mismo que imprimir boletas con los mecanismos de seguridad que actualmente existen.

La confianza, pese a las altas y bajas, dijo que se ha construido a lo largo de muchos años y los resultados ahí están, al final, concluye que lo que se ha invertido a los procesos electorales y sus insumos ha valido la pena, por el nivel de participación que se alcanzó en julio pasado.

En estos momentos, Vargas Armenta sostiene que hay consenso respecto a la certeza que generan los órganos electorales, pues la población tiene claridad en el hecho de que la voluntad expresada en las urnas se respeta.

Lo que viene ahora, de acuerdo con el presidente del IEPC, es propiciar que las expectativas de la ciudadanía se cumplan, lo que dará un margen importante de legitimidad a quienes ahora son gobierno o legisladores.

Si se atiende a la máxima que va en el sentido de que la legalidad deriva de la norma y la legitimidad deriva del consenso, entonces cobra mayor importancia el hecho de que en Guerrero la participación ciudadana fue casi del 63 por ciento.

Para mantener esos niveles de participación, indicó que los que resultaron elegidos deben deben tratar de cumplir lo que le ofrecieron al electorado, de lo contrario, se tendrá una dosis importante de desencanto.

Manifestó que todos aquellos que ganaron los comicios ahora forman parte de las instancias en que se toman decisiones, de ahí que no tengan mucho margen de maniobra para excusarse ante una eventual falta de resultados.

Sí habrá actividad en 2019

El consejero presidente del IEPC sostiene que la democracia no se limita solo al día de los comicios, en realidad la democracia va más allá dela jornada electoral y los ciudadanos deben de asumirse como responsables en el seguimiento que la realidad impone.

Sostuvo que un gobierno democrático tiene la obligación de ejercer sus actividades publicas tomando en cuenta los intereses de quienes representa, de ahí la necesidad de que los ciudadanos se mantengan atentos a todo lo que pasa con los temas de interés público.

Nazarín Vargas Armenta refiere que lograr que la ciudadanía decida ir a votar, es parte de todo un trabajo que se realiza en el periodo conocido como interproceso, que es el tiempo en que no se tienen elecciones calendarizadas.

Mientras la ciudadanía descansa de la efervescencia de las campañas de proselitismo, el IEPC y los demás órganos electorales del país tienen la obligación de promover

la cultura democrática.

Por esa razón, anotó que en 2019 se tiene que trabajar en coordinación con el Instituto Nacional Electoral (INE) en las consultas infantil y juvenil.

De hecho, manifestó que la Ley de Participación Ciudadana, aprobada en el Congreso de la Unión, ordena que en septiembre de 2019 el IEPC convoque a la elección de 12 mil comités ciudadanos, por esa razón es que ya se presentó una proyección de gastos para dicha actividad, la cual va contenida en la propuesta de presupuesto entregada al Congreso local.

También recordó que en el ánimo de mantener viva la cultura cívica y la participación democrática, los integrantes del IEPC acuden a las escuelas a través de la comisión del área, para efecto de generar conciencia entre los alumnos de todos los niveles educativos.

Deja tu opinión