En el 2005 cuando el PRD “gana” la gubernatura con Zeferino Torreblanca, se desencadenaron conatos de violencia, fuertes ajustes de cuentas y peleas por el control territorial de los grupos. La especulación política y de café subió al mil por ciento, pocos se atrevieron a explorar todas las explicaciones que pudieran caber en esa situación.

Las elucubraciones fueron desde que, viendo que nuevos actores políticos ocupaban los espacios de poder, las fuerzas del crimen organizado se lanzaron a pelear tierra de nadie, buscando abarcar más espacios. También se manejó que las nuevas autoridades en funciones estaban cumpliéndole al o los grupos con quienes habían hecho acuerdos y que esto provocaba que los grupos desplazados se alebrestaran o, que en el peor de los casos el ganador tuviera estos problemas porque había pactado con grupos con intereses diferentes al mismo tiempo.

La especulación más política que se manejó es que el partido que había perdido en ese momento el poder (PRI) y que presumía había logrado mantener la paz estaba generando en coordinación con los grupos del crimen organizado desestabilizar a la sociedad, buscando con eso, desgastar políticamente al partido que entraba a gobernar.

Acapulco puede ser un ejemplo emblemático en este nuevo periodo, el triunfo de Adela Román y MORENA generó molestias en el ámbito local, estatal y nacional, el PRI una vez que valoró que tenía perdida la pelea electoral, se fue con todo su poder económico sobre ciudades emblemáticas, Acapulco encabezada la lista de municipios especiales, sus encuestas, los medios fuertemente comprometidos con el PRI daban por hecho que este partido ganaba las principales ciudades del estado, es claro que fracasó, como consecuencia de todo esto, se pudiera manejar que, este partido perdedoestaría buscando el desquite para desestabilizar los nuevos gobiernos morenistas.

Es casi natural que en los albores de las administraciones se busquen reacomodos de los poderes facticos, en muchas ocasiones para obligar a los titulares de las primeras a pactar las nuevas condiciones en los territorios.

Al final todo es una especulación, sin embargo leyendas urbanas más leyendas menos, muchas cosas se escuchan tras bambalinas y muchas a la larga resultan ser ciertas.

Lo que es claro, una vez que Obrador tome el poder el primero de diciembre, tendrá de manera forzosa implementar un plan de salvación para Acapulco, esto ayudará a Adela a gobernar este puerto, mientras, las declaraciones del ejecutivo nacional y del estatal serán solo lamentos por la situación sin ninguna acción real que ayude al gobierno de MORENA.

 

Deja tu opinión