Aunque ya están en proceso de depuración

La alcaldesa de Acapulco, Adela Román Ocampo, reconoció que aún hay “malosos” en las filas de su Policía Preventiva.

La edil de extracción morenista acudió este lunes a Chilpancingo, donde participó en una reunión con la Comisión de Seguridad Pública de la Cámara de Diputados federal.

En entrevista al término del encuentro, aseveró que su gobierno tiene “casi todo el control de la seguridad pública en Acapulco”.

El “poquito control que hace falta”, dijo, es porque han “detectado a gente de los malosos todavía ahí”, al interior de la Secretaría de Seguridad Pública municipal.

Sin embargo, afirmó que desde su llegada a la alcaldía recuperó “las riendas” de la dependencia.

Román Ocampo destacó que dio de baja a todos los elementos que “de manera ilegal fueron basificados” en la Policía Municipal; también subrayó la credencialización de “casi todos” los uniformados para que puedan portar armas.

La presidente municipal aseveró que está “limpiando la casa” y confió en que estas acciones garantizarán una mejora en la seguridad pública de Acapulco.

Deja tu opinión