Operadores de pipas particulares bloquearon el centro de Chilpancingo, para exigir el pago de facturas que el municipio les debe desde el mes de septiembre.

Los operadores llegaron al primer cuadro de la ciudad y atravesaron sus unidades de trabajo sobre la calle Ignacio Ramírez, frente a la entrada del Palacio Municipal.

Explicaron que son tres las unidades que abastecían de agua al fraccionamiento Jardines de Zinnia, de tal suerte que el municipio se hacía cargo de pagarles el servicio.

A partir de octubre, la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado para Chilpancingo (Capach) asumió la responsabilidad de garantizar el abasto, por lo que dejaron de trabaja con el municipio.

Sin embargo, quedó pendiente un adeudo cercano a los 45 mil pesos, dinero que temen se pierda, a partir de que está por concluir el ejercicio fiscal de 2018.

Por eso decidieron cerrar la vialidad en la avenida Ignacio Ramírez, para ejercer presión y que de esa manera se liberen sus pagos.

Deja tu opinión