Organizaciones anticipan más acciones de protesta

Los líderes de las Organizaciones Campesinas que integran el Consejo Guerrerense para el Desarrollo Rural Sustentable (CGDRS) manifestaron su desacuerdo con el monto financiero que el Congreso del Estado le asignó al sector agrícola.

El Presupuesto de Egresos para este año fue aprobado por unanimidad la noche del martes, en una sede alterna en Acapulco. Los legisladores asignaron un monto de 229 millones 238 mil pesos para el campo guerrerense.

La mañana de este miércoles, los dirigentes de organizaciones campesinas ofrecieron una conferencia de prensa para fijar postura en torno al presupuesto estatal.

José Juan Bautista Hernández, dirigente estatal de Antorcha Campesina, señaló que lo aprobado por el Congreso local fue exactamente lo propuesto por el gobernador Héctor Astudillo Flores.

«Ese recurso es insuficiente para las grandes necesidades que tiene el campo, es menos de lo que se requiere para ser buenos productores de maíz, frijol, sorgo, arroz, coco, mango. Muchos de esos productos son de autoconsumo, pero otros traspasan las fronteras y se consumen en el mundo», apuntó.

Isidro Díaz Gatica, líder de la Liga Agraria Revolucionaria del Sur Emiliano Zapata (LARSEZ), afirmó que «el trato al campo no ha sido bueno ni justo», situación que ha impedido el desarrollo rural y la soberanía alimentaria.

Recordó que durante su campaña, el hoy presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, se comprometió a fortalecer al campo para lograr que los campesinos se volvieran autosuficientes.

Por ello, recriminó que dicha promesa no se vea reflejada en el presupuesto federal.

«No podemos aceptar (ese presupuesto) en un estado como Guerrero, con un retraso en pobreza alimentaria, donde la gente en algunos lugares no tiene ni siquiera la posibilidad de comer dos veces al día. Aquí mucha de la producción es para autoconsumo y Guerrero necesita de inversión federal y estatal en el campo para que los campesinos de las comunidades puedan subsistir», expuso.

Por ello, Díaz Gatica aseveró que las organizaciones campesinas «seguirán luchando» en favor del campo guerrerense.

«Vamos a asumir más acciones, seguramente tendremos que ser más beligerantes», advirtió.

De acuerdo con el dirigente campesino, alrededor del 90 por ciento de las organizaciones agrícolas están movilizadas para defender el desarrollo agrícola.

Marco Antonio Reyes Campos, dirigente de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA), aseveró que la reducción del presupuesto al campo y el cambio en las políticas públicas están dirigiéndose «hacia el asistencialismo».

«Se me hacen risorios los presupuestos que están destinando para el campo. Son más programas asistencialistas que programas de competitividad y desarrollo productivo», reprochó.

Por su parte el dirigente de la Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos, Evencio Romero Sotelo, afirmó que «hubo línea» del gobierno federal para que el presupuesto de egresos del estado se aprobara en los términos en que fue enviado por el gobernador.

«Hubo una orden de México para que se aprobara así. Punto. Claro que estamos inconformes, porque hubo un engaño de parte del gobierno del estado y luego nos hicieron caracolitos. Pero esta lucha no termina aquí», sentenció el también ex diputado local.

Por lo pronto, informaron que ya están en diálogo con los diputados locales de todas las fracciones para ver la posibilidad de etiquetar un recurso adicional para el campo.

Los líderes de la organizaciones campesinas rechazaron que su objetivo sea «repartirse el botín».

Celerino Tlacotempa Zapoteco, líder de la Unión Nacional de Organizaciones Regionales Campesinas Autónomas (UNORCA), también manifestó su preocupación respecto al programa de fertilizante para productores de maíz y frijol.

Recordó que el presidente Andrés Manuel López Obrador había comprometido un recurso por mil 200 millones de pesos para este rubro. Sin embargo, el monto se redujo a sólo 650 millones.

Deja tu opinión