También acuerdan cancelar las tomas de agua de las casas que están vacías

Representantes de comunidades ubicadas en la Sierra de Leonardo Bravo y Eduardo Neri ratificaron su postura de negarse al retorno de los desplazados que permanecen en el auditorio de Chichihualco, al señalar que son familiares y en algunos casos integrantes activos del crimen organizado, por lo que se les responsabiliza de diferentes delitos cometidos en la zona.

Vía comunicado, los comisarios del corredor Filo de Caballos-Casa Verde, comprendido este por las comunidades de Polixtepec, Corralitos, Puentecillas, El Ranchito, Filo de Caballos, La Escalera, La Torre Camotla, Campo de Aviación y Los Morros, en el caso de Leonardo Bravo, fijaron una postura en torno a a caravana que este domingo partió con dirección a la Ciudad de México.

El texto también fue suscrito por representantes de Tres Cruces y Mirabal, pertenecientes a Eduardo Neri.

Recordaron que en diferentes asambleas, realizadas a petición del gobierno estatal, se ha buscado la ruta adecuada para reinstalar a 270 desplazados que están registrados en un refugio ubicado en la cabecera municipal de Leonardo Bravo.

En las asambleas realizadas, señalan que la respuesta de los pobladores ha sido muy clara:
En primero lugar refieren que solamente hay desplazados de la comunidad de Filo de Caballos, Campo de Aviación y Los Morros, pues las otras localidades no reportaron ningún desplazado.

En el caso de Filo de Caballos se reportan 17 familias desplazadas y se acordó por unanimidad “que bajo ningún motivo permitirán el regreso de los desplazados, ya que los señalan de manera inequívoca como parte de la delincuencia organizada”.

Respecto a Campo de Aviación, se anota que hay 35 ciudadanos desplazados y la esos casos, la asamblea acordó no intervenir en su regreso, “ya que la mayoría de ellos son familiares directos de miembros de la delincuencia”.

En Los Morros se contaron 30 ciudadanos desplazados, ahí también los vecinos acordaron no intervenir en su regreso, por ser familiares de los delincuentes.

El documento que se difundió vía redes sociales, refiere que los habitantes de Filo de Caballos, Campo de Aviación y Los Morros acordaron cancelar las tomas de agua potable de las casas que permanecen vacías desde noviembre de 2018.

Los comisarios de las 11 comunidades solicitaron al gobierno estatal y la Fiscalía General del Estado (FGE), que proporcionen tres ministerios públicos para realizar las denuncias correspondientes por los delitos de robo, extorsión, violación, lesiones, abigeato, asesinato, y desaparición forzada en contra de los delincuentes que estaban asentados en dicho corredor.

En esa parte, insisten en que muchos de los delincuentes que mantenían azolada la zona ahora se asumen como desplazados, por lo que ratificaron su oposición a permitir que regresen a sus lugares de origen.

Deja tu opinión