En caravana, desplazados de Chichihualco y Tlaltempanampa parten hacia la Ciudad de México

0

Pretenden instalar un plantón en Palacio Nacional para buscar un encuentro con el presidente López Obrador

A bordo de autobuses y vehículos particulares, un grupo aproximado de 350 desplazados de diferentes pueblos de la Sierra partieron rumbo a la Ciudad de México para tratar de instalar un plantón en Palacio Nacional y solicitar al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador que los atienda personalmente.

El mediodía del domingo 17 de febrero, cientos de habitantes de las comunidades de Filo de Caballos, Campo de Aviación, Los Morros, Camotla, Corralitos y Puentecillas, entre otras localidades llegaron a la entrada norte de la Ciudad, en el punto conocido como Tierras Prietas.

A bordo de varios autobuses y vehículos particulares, dijeron que saldrían con dirección a la capital del país, en lo que refieren, se trata de un acto de desesperación por regresar a sus lugares de origen.

Crescenciano González, uno de los representantes, señaló que ya son casi cuatro meses en que civiles armados de Heliodoro Castillos irrumpieron en sus pueblos para asumir el control del corredor que llega hasta Casa Verde, en la Autopista del Sol.

Dijo que buscan el acercamiento con el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador porque n consiguieron que las autoridades locales resolvieran el problema.

En el auditorio municipal de Chichihualco, donde permanecen desde el 13 de noviembre del 2018, dijo que ya carecen de víveres, medicamentos y lo elemental para sobrevivir, por esa razón es que tratan de llegar hasta las instalaciones de Palacio Nacional con la intención de instalar un plantón y que el presidente de la República los atienda.

Indicó que solicitarán que el tramo carretero que va de Corralitos a Polixtepec, en la Sierra de Leonardo Bravo sea resguardado por la Policía del Estado y el Ejército Mexicano, para que no haya en la zona ningún grupo de civiles armados.

Recordó que el problema se arrastra desde 2013, pero no se ha querido resolver de manera definitiva y por esa razón es que se han presentado enfrentamientos en diferentes momentos.

Lo más cruento se vivió la jornada del 12 de noviembre de 2018, cuando cientos de civiles armados de Tlacotepec, apoyados con gente de Apaxtla, Teloloapan y Cocula ingresaron en sus pueblos y los expulsaron.

“Vamos a pedir que se pacifique la zona en que vivimos, que haya un pago de daños porque nuestras casas están saqueadas, están habitadas por gente ajena y se han adueñado de nuestras tierras de cultivo y animales de crianza”.

Además, dijo que van a reclamar que se les garantice el derecho al libre tránsito, a la salud y la educación para los niños.

Manuel Olivares Hernández, coordinador del Centro Morelos indicó que en la caseta de Paso Morelos se sumarían al contingente alrededor de 60 personas que permanecen en la cabecera municipal de Copalillo, luego de que abandonaran la comunidad de Tlaltempananpa, en el municipio de Zitlala.

“Ellos piden su reubicación total, pues tienen la certeza de que si regresan a Tlaltempanampa los van a matar, pero necesitan que se les reubique en un lugar en donde haya tierras que trabajar, porque son campesinos y su única actividad productiva está relacionada con la siembra y la cría de animales”, anotó Olivares Hernández.

El activistas explicó que el problema del desplazamiento forzado es muy grave en Guerrero, pues en las siete regiones se tiene un recuento de por lo menos tres mil personas que han salido de sus lugares de origen por amenazas de muerte.

Explicó que en un principio los desplazamientos eran consecuencia de la lucha entre los grupos delictivos por el control de las rutas de trasiego de droga, sin embargo, ahora la delincuencia organizada es utilizada para sacar a los ciudadanos de la zona en donde existen concesiones mineras que varias trasnacionales pretenden hacer efectivas.

Por esa razón, anticipó que si hay la oportunidad de dialogar con el presidente de la Republica, se la habrá de plantear de manera directa que el tema de los desplazamientos forzados se revise de fondo, para evitar que pueblos completos sigan padeciendo en la ruta del desalojo a manos de presuntos grupos delictivos, pero que en realidad sirven a los intereses de compañías extranjeras.

Deja tu opinión