PRD pide no afectar a miles de niños, Morena aclara que solo se van a modificar reglas de operación

La fracción parlamentaria de Morena impidió que el Congreso local dirigiera un exhorto al Gobierno de la República para que se mantenga el financiamiento al programa de estancias infantiles, cuyo posible cierre mantiene en suspenso a cientos de familias.
En la exposición que ante la Comisión Permanente, el diputado local del PRD, Alberto Catalán Bastida explicó que el Programa de Estancias Infantiles apoya a los hogares con al menos una niña o un niño entre uno o hasta tres años de edad con once meses de edad, o hasta uno y cinco años con once meses en casos de niños o niñas con alguna discapacidad.
Los padres beneficiados deben ser padres que trabajen, busquen empleo, estudien y que su tipo de ingreso percapita por hogar no rebase la línea de bienestar, además de que no tengan acceso a servicios de cuidado y atención infantil a través de instituciones públicas de seguridad social por otros medios.
Recordó que en las entidades federativas, el programa está destinado a la población en condiciones de pobreza, de vulnerabilidad, de adultos mayores de rezago y de marginación.
Con base a los estudios relacionados con indicadores de la pobreza, se logró establecer que en Guerrero existen 17 municipios con un alto grado de marginación y pobreza, 32 con rezago social y 13 con alto grado de marginación.
Hizo hincapié en el hecho de que el programa de estancias infantiles permite que madres y padres solos puedan incorporarse al sector laboral, una vez que encuentran el apoyo que necesitan para dejar a sus hijos bajo el cuidado de personal capacitado, mientras ellos realizan sus jornadas laborales.
Sin embargo, en el presupuesto 2019, a la Secretaría del Bienestar Social se le disminuyeron 6 mil millones de pesos de financiamiento, lo que implica un gran afectación que se reflejará de manera inmediata.
“No podemos estar de acuerdo, que en la transformación ofertada a los mexicanos se afecte a la población trabajadora con la cancelación de programas que les permita integrarse a la población laboralmente activa”, dijo el diputado Catalán Bastida.
En consecuencia, dijo que procede hacer un llamado al gobierno federal para que reencauce sus acciones, con la intención de afectar en la mínima proporción a la población vulnerable.
Solicitó que se tome en cuenta la situación de pobreza y de marginación en que se encuentran los beneficiarios de los programas, particularmente en estados como Guerrero.
Aseguró que en el caso concreto de estancias infantiles la situación es grave, pues muchos padres están dejando sus empleos para cuidar a sus hijos, lo que perjudica la economía.
En el caso de Guerrero hay 254 estancias infantiles, de tal suerte que la posibilidad de su cierre afectará a un promedio de 300 mil niños.

Deben modificarse el esquema

Antes de que el asunto se sometiera a votación, la diputada por Morena, Norma Otilia Hernández Ríos solicitó la palabra para hacer notar que al inicio de la presente administración federal se detectaron varios manejos indebidos en las estancias infantiles.
Entre otras cosas, dijo que se detectó un evidente incumplimiento en las normas de operación, no se acreditaron las pólizas de seguro de responsabilidad civil y daños a terceros, tampoco se contaba con el visto bueno de organismos de Protección Civil, que garantizaran que no eran un riesgo para la población infantil.
“Esas son algunas de las irregularidades que detectó la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en el programa de estancias infantiles en los años 2014 y 2015, en la gestión de Rosario Robles”.
Explicó que las estancias infantiles no van a desaparecer, pero hizo énfasis en el hecho de que las reglas de operación se van a modificar, a finales del presente mes, de ahí que lo más prudente sea esperar a que las nuevas reglas se den a conocer.
En defensa de la propuesta, el perredista Bernardo Ortega Jiménez, consideró que más allá de la presunción sobre hechos de corrupción, lo que procede es tener el cuidado de no afectar a la población, independientemente de que se sancionen las irregularidades.
“El gobierno federal debe hacer lo que tenga que hacer, nosotros somos representantes populares y no somos parte de un gobierno”, enfatizó el representante popular.
Manifestó que en el PRD están de acuerdo en frenar todo tipo de acto de corrupción, pero sostuvo que de las conductas indebidas los niños no tienen responsabilidad.
De la bancada de Morena, Zaira Reyes Iruegas denunció que los diputados del PRD faltan a la verdad cuando se dice que el programa desaparecerá, cuando lo que pasa es que solamente se van a modificar las reglas de operación.
Al no contar con los votos suficientes para aprobarse como de urgente y obvia resolución, el asunto se turnó a la comisión de Desarrollo Social.

Deja tu opinión