La diputada del PRI, Araceli Alhely Alvarado acusa a sus homólogas de violentar políticamente a Beatriz Vélez

Los supuestos abusos cometidos por la actual dirigente de la sección XXXVI del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Beatriz Vélez Núñez generó un debate entre dos diputadas locales de Morena; Norma Otilia Hernández Martínez y Nilsan Hilario Mendoza contra Aracely Alhely Alvarado del PRI.

En la recta final de la sesión del jueves 17 de marzo, en la víspera del Día Internacional de la Mujer, la también vicepresidenta de la Mesa Directiva del Congreso, Norma Otilia Hernández solicitó la palabra para señalar que los sindicatos representan uno de los instrumentos más importantes que existen para garantizar las conquistas de los trabajadores.

Como consecuencia de ello, refirió que en la Constitución General de la República se reconoce el derecho de los trabajadores y obreros para organizarse en sindicatos que los defiendan de los patrones.

Por eso indicó: “Si consideramos que un sindicato es una asociación de trabajadores cuya finalidad es defender a sus agremiados de las arbitrariedades del patrón, pues la sección 36 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud está a años luz de cumplir con dicho precepto, pues ahí los trabajadores son abusados por sus propios dirigentes sindicales”.

La representante popular por Morena, dijo que tiene en su poder, oficios en los que grupos de trabajadores del sector Salud argumentan que no se garantizan sus derechos, ya que entre otras cosas, las plazas de los sindicalizados no son respetadas y las basificaciones se otorgan a los amigos o recomendados.

Exigió que los dirigentes de la sección 36 del SNTSA no condicionen las conquistas de sus agremiados, además de que cesen las amenazas en el sentido de no otorgar las constancias de disciplina sindical a los que no se “porten bien”.

Explicó que si se animó a utilizar la tribuna y tocar el tema, es porque existen denuncias públicas, además de escritos en los que se hacen señalamientos directos de conductas irregulares en contra de la secretaria general de la sección XXXVI, Beatriz Vélez Núñez, quien indicó, ocupa el cargo de secretaria general desde 2009.

En varias ocasiones, la diputada morenista refirió que la secretaria general del SNTSA en Guerrero recurre al acoso de sus agremiados, lo que ha generado ya una cantidad importante de conflictos.

Mujer violenta a mujer

La diputada local del PRI, Araceli Alhely Alvarado también solicitó la palabra para recordar que la autonomía sindical está consagrada en la Constitución General de la República, lo que implica que organizaciones como el SNTSA deben funcionar libres de cualquier injerencia de los poderes públicos, pues eso implica una arbitrariedad.

De parte de los poderes públicos, dijo que debe prevalecer un absoluto respeto hacia las organizaciones gremiales, para garantizar que sea el dialogo y no la reyerta, lo que prevalezca cuando surjan las discrepancias entre sus integrantes.

Lo importante, indicó, es resolver conflictos, no auxiliar a alguna de las partes, pues al permitir que fuerzas ajenas interfieran o influyan en los conflictos internos, lo que se tiene es la generación de apasionamientos indebidos.

Pidió que el Congreso de Guerrero sea cuidadoso de respetar la independencia de los sindicatos, para no incurrir en actitudes intervencionistas.

Cuando culminó su intervención, la diputada del PRI lamentó que una mujer haya utilizado
la tribuna para violentar a otra, en alusión a la dirigente de la sección XXXVI del SNTSA, la cual dijo, no estaba en la posibilidad de defenderse en la tribuna.

No se puede callar ante los abusos

En la replica, la diputada por Morena, Nilsan Hilario Mendoza sostuvo que los integrantes del Congreso no se pueden quedar callados, sobre todo cuando los abusos en contra de los trabajadores son tan evidentes.

Aseguró que la ex diputada federal del PRI, Beatriz Vélez tiene cooptada a la Secretaría de Salud y que es ella quien en realidad manda en la dependencia, ejerciendo el poder en agravio de los trabajadores.

Sostuvo que los hospitales y centros de salud se están saturando con personal administrativo, la mayoría gente recomendada por la actual secretaria general del sindicato.

Dicha practica impide la contratación de médicos y enfermeras, en tanto que ya prepara la elección para un cuarto periodo como dirigente, utilizando todos los medios a su alcance para lograr su cometido.

Una vez más, Norma Otilia Hernández manifestó que al seno del SNTSA prevalece en estos momentos una práctica de “charrismo” y por lo tanto, los integrantes del Poder Legislativo no se pueden quedar callados, puesto que las prácticas que se ejercen trastocan de manera constante los derechos de los trabajadores.

Ajonjolí de todos los moles

En la replica, la priista Araceli Alvarado precisó: “no se trata de que el Congreso se constituya en ajonjolí de todos los moles”.

En consecuencia, planteó que los representantes populares actúen con cautela para velar por los intereses de la población, sin que ello implique perder la ecuanimidad que debe prevalecer en los trabajos de los poderes públicos.

En un lenguaje figurado advirtió: “No quisiera ni pensar que esto sea el caballo de Troya para hacer eco de quienes anclados en el pasado y en sus fobias, pretendan construir con sus pies, lo que con tanto trabajo a costado construir con las manos a las y los trabajadores”.

Agrego: “No podemos venir a la tribuna más alta del estado para arremeter contra organizaciones sindicales, porque seria extraviar el rumbo y seguir el juego de la criminalización de personas, bajo el designio de de ser los todo poderosos que ordenan desde las legiones más altas del poder”.

Reconoció que los diputados no deben ser reconvenidos en las posturas que fijen de manera pública, pero también indicó que están obligados a conducirse con responsabilidad.
Insistió en el respeto que debe prevalecer hacia las organizaciones sindicales, para entre otras cosas, mantener a salvo la gobernabilidad, sin secundar las posturas que plantean aniquilar a la clase trabajadora.

Casi en la recta final recordó que las diputadas Hernández Martínez e Hilario Mendoza, le dieron la espalda a su compañera de fracción, Erika Valencia Cardona cuando esta fue víctima de un acto de violencia política.

Este 17 de marzo, en la víspera del Día Internacional de la Mujer, las dos representantes populares, de acuerdo con la militante del tricolor, cometían un acto de violencia política contra otra mujer, la dirigente de la sección XXXVI del SNTSA

Deja tu opinión