Hace falta equipo de laboratorio, rayos X, medicinas y hasta ropa de cama

Trabajadores de la clínica el ISSSTE de Chilpancingo pararon labores para denunciar la falta de medicamentos, material de curación y alimentos para los derechohabientes, situación que prevalece desde hace más de seis meses y que no se ha querido atender.

Los trabajadores salieron de la clínica ubicada en la colonia Burócratas, en el lado sur de la capital del estado y se plantaron sobre la avenida Ruffo Figueroa, para mostrar mantas y pancartas en las que dan a conocer las limitaciones que enfrentan y que no se han atendido.

Si bien señalaron que las carencias en el material y el equipo se remontan a varios meses, esta semana se complicó todavía más porque se suspendió la alimentación hasta para los derechohabientes.

“Tenemos pacientes hospitalizados en el área de urgencias, en medicina interna, cirugía interna, traumatología, ginecología, área de neonatos y pediatría, pero nos dicen que simplemente no hay recursos para pagar la alimentación”, señaló Rocío Larumbe Gutiérrez, delegada sindical de la clínica de Chilpancingo.

Larumbe Gutiérrez explicó que el personal con derecho a la alimentación la recibe de manera inconsistente, pues hay días en que se les otorga y otros no, lo que les genera gastos que no tienen programados.

Este miércoles comenzaron a registrarse agresiones de parte de derechohabientes en contra del personal, pues estos exigen la alimentación y los trabajadores no pueden resolverles.

Entre las causas que generan los problemas de atención, dijo que está el hecho de que el presupuesto de 2019, en el caso del ISSSTE no se ha liberado, lo que constituye una gran irregularidad.

Indicó que la protesta de este miércoles ninguna manera se puede considerar como fortuita, pues hace mes y medio, el movimiento comenzó con la exhibición de una lona que se colocó en la parte superior de la puerta principal.

Después se giró un oficio al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, a su director general y al propio delegado en Guerrero, pero no se les ha dado ninguna respuesta.

Durante la protesta, los médicos y enfermeras explicaron que no hay material para realizar los estudios de laboratorio, no funciona el área de mastografía, tampoco funciona el equipo de rayos X y en esas condiciones no hay garantías para atender a los pacientes.

“Se decretó recientemente la universalidad en el área de urgencias, pero no tenemos espacios para atender a los derechohabientes que están cotizando al ISSSSTE y difícilmente vamos a poder atender a los no derechohabientes, por esa razón tenemos saturados los servicios”, explicó la delegada sindical.

Entre otras cosas, manifestó que se ha pedido a los familiares de los pacientes que lleven ropa de cama, puesto que también se carece de piezas suficientes.

Dicha situación representa el riesgo de que las clínicas se infesten con algún tipo de plaga, ya que muchos pacientes no cuentan con recursos para llevar las prendas adecuadas.

La crisis en el ISSSTE llegó a tal nivel, que la clínica de Chilpancingo no ha recibido el mantenimiento correspondiente, de tal manera que lo mismo hay puertas vencidas que baños en muy malas condiciones, lo que motivó a los trabajadores a sumarse a la protesta de este 20 de marzo.

Deja tu opinión