La.gran mayoría de los acapulqueños que conocemos la franja costera y de playa desde Pié de la Cuesta a Barra Vieja, hemos observado obras y acciones de los tres órdenes de gobierno importantes, incluyendo el rescate de Playa Manzanillo y El Paseo del Pescador, sin embargo, y sin tratar de molestar a nadie, hay muchos pendientes que debemos mejorar, de cara a la celebración de los 500 años de Acapulco.

Ya se dió un primer paso, falta alumbrado público en la zona de playa y ordenamiento del ambulantaje y prestadores de servicios; conservación y mantenimiento en La Quebrada, Sinfonía del Mar, ordenamiento en el estacionamiento de Caleta hoy zona de fondas, restaurantes, venta de artesanías; el aprovechamiento de la construcción del Jai Alai y la Plaza de Toros; la construcción del muelle de embarque de Caleta; conservación y ordenamiento de la Isla de La Roqueta; recuperar e invertir en El Acuario; someter el ambulantaje en Caleta, Caletilla, ordenar y definir los giros comerciales de «restaurantes» (cantinas) que invadieron el parque infantil del Barrio de Manzanillo y su cancha deportiva; contener el ambulantaje que se vendrá en el corredor de Playa Honda y Paseo del Pescado, ordenar y limpiar el malecón de vendedores ambulantes que expenden en zona federal, al igual que el Parque de La Reyna; aprovechar la bodega que sirve para guardar embarcaciones y automóviles de la terminal marítima; rescatar el antiguo parque y zona comercial cerrada; mantenimiento del Fuerte de San Diego con iluminación nocturna y espectáculos de luz y sonido entre otras acciones en el primer cuadro de la ciudad y el zócalo.

Rehabilitar el alumbrado público en las playas de la bahía, ordenar y regular el ambulantaje, descargas al mar, parianes, equipo, mobiliario, accesos, anuncios y rótulos que impiden la vista al mar.

Puerto Marqués y Revolcadero son un caos total; cerrados los accesos a la playa en la franja condominal del Paseo de Las Palmas, sin plantas de tratamiento y descargas al mar, con la misma problemática de Playa San Vicente a Barra Vieja con ambulantaje y anarquía en la zona de playa.

Como podemos darnos cuenta, hay mucho trabajo por hacer por los tres órdenes de gobierno y la corresponsabilidad de los ciudadanos con nuestra ciudad.
Es importante que todos trabajemos por mantener a Acapulco en el ánimo de nuestros visitantes y de los propios acapulqueños, porque el tiempo ya nos alcanzó.

También hay servicios básicos municipales pendientes que se resuelven con agua, jabón y cloro y determinación para hacer las cosas bien.

Deja tu opinión