Deja a los varones como ciudadanos de segunda

El secretario general del PVEM, Arturo Álvarez Angli consideró como violento, rudo y hasta como una falta de respeto, al hecho de que la Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) pretenda negar a las mujeres el derecho a separase de una diputación local, como si no tuvieran criterio propio ni otro tipo de prioridades.

Álvarez Angli ratificó la decisión de su partido, en el sentido de recurrir a la Sala Superior del TEPJF para promover un recurso de revisión, ante la resolución que deja al empresario Juan Manuel Santamaría Ramírez fuera de la diputación local a la que ascendió el pasado 13 de febrero, luego de que la formula de mujeres, integrada por Jennyfer Ponce (propietaria) y Eunice Monzón (suplente) decidiera separarse de la curul por la vía de la licencia.

De acuerdo al punto de vista del dirigente del PVEM-Guerrero, la sala regional del TEPJF incurre en exceso al tratar de defender el derecho de las mujeres a ejercer un cargo, pero al mismo tiempo se deja vulnerable al género masculino.

Reprochó: Pareciera que ahora se considera como ciudadanos de segunda a los hombres, eso aunque venga derivado de una acción afirmativa, lo que hacen es dejar desprotegido al otro sexo”.

Sostuvo que no se puede acusar al PVEM de actuar en detrimento de las mujeres, pues fue dicho partido el que decidió iniciar su relación de diputados de representación proporcional con mujer.

La licencia de las dos integrantes de la fórmula de mujer, asegura que fue circunstancial y de ninguna manera se les hizo víctimas de algún tipo de presión.

Sostuvo que las dos mujeres decidieron de manera voluntaria, por cuestiones de salud y por tener el interés de atender otro tipo de asuntos que consideraron prioritarios.

En consecuencia, dijo que lo correcto era llamar a la formula siguiente era llamar a la siguiente formula, que estaba integrada por varones.

En varios momentos, enfatizó que lo que se tiene enfrente en este caso, es un exceso que va en detrimento de los varones y del derecho que las mujeres tienen de separarse de un cargo.

Indicó que lo que sí constituye una falta de respeto, es creer que al solicitar una mujer la licencia para separarse de un cargo, necesariamente hay detrás un acto de violencia política por parte de los varones.

“Eso sí es violento, el negarle el derecho a una mujer de dejar un cargo porque se presume que fue forzada; eso es rudo, violento y hasta grosero”, indicó.

La actitud del PVEM, de acuerdo con el planteamiento del ex diputado federal, constituye un exceso que debe combatirse con los recursos que la misma legislación electoral otorga.

Deja tu opinión