El ayuntamiento no tiene margen de maniobra para resolver sus demandas

El alcalde Antonio Gaspar Beltrán informó que el gobierno municipal no cuenta con recursos financieros suficientes para incrementos salariales ni basificaciones laborales.

Este lunes, los trabajadores agremiados al Sindicato Independiente de Trabajadores del Ayuntamiento de Chilpancingo (Sitach) tomaron el Palacio Municipal y cerraron el cruce de la avenida Álvarez con la calle Cristobal Colón, en la entrada del paso a desnivel.

Los sindicalizados demandaron la homologación del salario base y la devolución de 10 bases que, dicen, les quitaron de manera arbitraria.

El alcalde publicó un vídeo en su cuenta de facebook en el que respondió a los trabajadores paristas.

Gaspar Beltrán calificó como «irresponsable» el cierre del ayuntamiento y pidió a los sindicalizados «que no les gane la ambición».

De entrada, señaló que el ayuntamiento enfrenta problemas financieros graves debido a la sobre nómina de tres mil trabajadores.

De entrada, subrayó que el cabildo aprobó un presupuesto deficitorio por casi 60 millones de pesos para el actual ejercicio fiscal.

«Los ingresos proyectados en nuestra ley no son suficientes para cubrir los requerimientos de operatividad. La mayor parte de los recursos se destinan para el pago de nómina», apuntó.

Gaspar Beltrán señaló que gracias a las gestiones que realizó ante el Congreso de la Unión se lograron importantes aumentos presupuestales para infraestructura social y fortalecimiento de la seguridad.

También se logró un incremento del 1.3 por ciento en el Ramo 28, el cual se destina para el pago de nómina. Sin embargo, reconoció que resulta insuficiente

Indicó que el incremento es de apenas tres millones de pesos, pero el déficit presupuestal para el pago de nómina es de 180 millones anuales.

Dijo que a esto se suman los adeudos millonarios que se tienen con el ISSSPEG y el ISSSTE, los pendientes en el pago de Impuesto Sobre la Renta (ISR), las cuotas sindicales y las retenciones salariales, las cuales dijo que «no se integran porque ese dinero es inexistente de manera líquida en el presupuesto que maneja el ayuntamiento».

Gaspar Beltrán subrayó que su gobierno tiene como prioridad el ser garante de las conquistas laborales, «siempre apegadas a la justicia, a la ley y la responsabilidad».

Aseveró que en los gobiernos anteriores se dieron aumentos y bases laborales «sin techo presupuestal y de manera clientelar, en el ánimo de mantener una buena relación con la base trabajadora, para tener gobernabilidad e incluso comprometerlos políticamente».

El edil perredista afirmó que su gobierno no buscará «componendas en lo oscurito» y por ello las reuniones con los sindicatos del ayuntamiento se realizan con la participación del cabildo y con la presencia del Consejo Municipal de Participación Ciudadana y del Consejo Consultivo Juvenil.

«Hoy un sindicato decidió, de manera irresponsable, cerrar las puertas del ayuntamiento. Esa no es forma de darle solución correcta a sus demandas. Sólo paralizan las negociaciones y afectan los ingresos propios de este ayuntamiento, los cuales son complemento para lograr pago de aguinaldos, salarios y prestaciones», expuso.

Sostuvo que su gobierno será «responsable» en este rubro y que actuará «de la mano con la ley».

Después, Gaspar Beltrán lanzó un mensaje a los sindicatos: «Que no nos gane la ambición de querer el bien sólo para unos cuantos».

El alcalde señaló que en administraciones anteriores se benefició a los sindicatos con distintos incrementos, entregándole más a unos y menos a otros.

«No hay trabajadores de primera, de segunda o de tercera categoría», apuntó.

Por ello dijo que como firme creyente de la justicia laboral, entrará en una «revisión minuciosa de tabuladores salariales para terminar con la desigualdad», pero todo dentro del techo presupuestal.

Deja tu opinión