UPOEG dice sí a la operación de la Guardia Nacional en sus territorios

0
601

“Solamente temen al desarme los que andan mal”, asegura Bruno Placido Valerio

Encabeza entrevista pública con comisarios y policías ciudadanos en Las Minas, municipio de San Marcos

La Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) anticipó que sí permitirá que la Guardia Nacional opere en sus territorios, además, dijo que solamente deben preocuparse por el desarme aquellos grupos u organizaciones “que anden mal” o no cumplan con el protocolo encaminado a dar la certeza de quienes son, dónde están y como realizan el trabajo de resguardar a la población.

El ex coordinador de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC), recordó que la UPOEG surgió como una organización que promovía el desarrollo de comunidades en condiciones de extrema pobreza en 2010.
Durante los primeros días de 2013, la Unión de Pueblos debió tomar las armas para defender a comunidades que se encontraban sometidas por grupos delictivos, lo que propició un rápido crecimiento en la Costa Chica, después hacia la región Centro, posteriormente a la zona rural de Acapulco, la Montaña y actualmente tiene bases de apoyo en parte importante de la Costa Grande y Tierra Caliente.

Aunque estima que la UPOEG cuenta con una fuerza de al menos 6 mil hombres armados, Bruno Placido Valerio, su principal dirigente prefiere hablar de la población que respalda la operación de sus policías ciudadanos, como se denomina a los integrantes del Sistema de Seguridad y Justicia Ciudadana (SS y JC).

Así habla de Xaltiaguis y sus más de 5 mil habitantes, Tecoanapa con 45 comunidades, al igual que Ayutla de los Libres.

Explica: “Tenemos presencia en la Costa Chica, desde Acapulco hacia San Marcos; Tecoanapa, Ayutla, Florencio Villareal, Copala, Cuautepec, Marquelia, Juchitán, Ometepec e Igualapa.

En la Montaña ya instalaron puntos de control en algunos puntos de Tlapa de Comonfort, desde hace varios años controlan parte importante de del corredor que va de Chilpancingo hacia el puerto de Acapulco, sobre la carretera federal y se observan puntos de vigilancia en Palo Blanco, Acahuizotla, El Rincón, Cajeles, Buena Vista, Ocotito y Mohoneras.
En la Costa Grande refiere que hay grupos de policías ciudadanos integrados en asambleas en Petatlán, Zihuatanejo, La Unión y Coahuayutla, en el límite con el estado de Michoacán.

En la Tierra Caliente la presencia de la Unión de Pueblos se limita a Zirándaro.

Sí a la Guardia Nacional en sus territorios

La entrevista con Bruno Placido Valerio se desarrolla en la cancha techada de la comunidad de Las Minas, en el municipio de San Marcos, lugar al que llegaron comisarios de varias localidades vecinas y pobladores que simpatizan con la organización.

El dirigente de inicio retoma la frase acuñada por el presidente Benito Juárez García, cuando refiere que “El respeto al derecho ajeno es la paz”, lo que complementa de la siguiente manera: “Aquí nadie está por encima de nadie”.

Luego refiere que la UPOEG está en la ruta de coordinarse con cualquier tipo de autoridad, siempre y cuando sea para el beneficio de todos.

Ante la posibilidad de que en el gobierno federal se decrete un desarme, Placido Valerio indicó: “Seguramente se van a desarmar aquellos que no cumplan el perfil de ayudar a la población, nosotros no tenemos que preocuparos por un desarme, pues mientras se cumpla con el beneficio de la población, estamos más que bien servidos”.

En el caso de que haya una actitud hostil contra la Policía Ciudadana (PC), anticipó que será la población la que decidirá que es lo que tiene que hacer.

Precisa: “Al final de cuentas, el Estado mexicano no es nuestro enemigo; el enemigo es otro”.

Y enfatizó: “Nosotros no estamos preocupados por el desarme, desarmarán a aquellos que no cumplan el protocolo de la seguridad que se busca en cada una de las comunidades, que buscan cambiar su forma de vivir porque ya no quieren seguir siendo lo mismo; seguramente el Ejército, la Marina o la Guardia Nacional habrán de desarmar a los que no cumplan”.

Sentenció: “En todo caso, se deben preocupar los que andan mal”.

A la espera de un llamado

Placido refirió que desde la llegada del nuevo gobierno, la UPOEG ha estado a la espera de un llamado oficial para presentarse y explicar como están estructurados, en donde operan y que es lo que pretenden hacer para contribuir en la ruta de garantizar la tranquilidad a los pueblos”.

Reconoció que si no lo han hecho, es porque seguramente se encuentran en la etapa de un reacomodo institucional, razón por la que ratificó su disposición para esperar.

Mientras, explicó que la UPOEG tiene la disposición de hacer desfilar a sus policías ciudadanos comunidad por comunidad y municipio por municipios, para que las autoridades del estado y la federación puedan conocer a cada uno de sus elementos.

Cada uno de los policías ciudadanos que integran al SS y JC, dijo que son personas que no cuentan con un salario fijo y que con muchos sacrificios se dispusieron a defender a los ciudadanos.

La postura de los comisarios que integran la estructura de la UPOEG, de acuerdo con los representantes que acudieron a la entrevista pública en Las Minas, es de coadyuvar con la Guardia Nacional, siempre y cuando lleguen para ayudar en el trabajo de erradicar a la delincuencia, pero también anticipan que si llega para perseguir a quienes se organizan para defenderse, también tendrán una respuesta puntual.

Pero admiten que no se oponen a que la GN entre a sus territorios “porque aquí no hay nada que esconder”.

Placido Valerio remata: “No podemos limitar a nadie porque el territorio no es nuestra propiedad, todo el país es de todos; todos los que quieran ayudar serán bienvenidos”.

Deja tu opinión