La Policía Comunitaria de Rincón de Chautla, Chilapa, fue acusada por dos comunidades indígenas de utilizar las armas para someter a los pueblos.

Autoridades y pobladores de Zochitempa y San Jerónimo Palantla ofrecieron una conferencia de prensa, en la que denunciaron los actos delictivos presuntamente cometidos por ese grupo de civiles armados.

En días pasados, la Policía Comunitaria de Rincón de Chautla difundió dos videos en redes sociales y medios de comunicación.

En el primero, mostraron a niños de entre siete y nueve años, quienes presuntamente recibían capacitación paramilitar para integrarse a la policía comunitaria y combatir de manera frontal a los grupos criminales.

En el segundo vídeo mostraron a mujeres, entre ellas madres de familia, quienes anunciaban que tomarían las armas.

La difusión de ambos vídeos en medios de comunicación locales y nacionales generó una respuesta inmediata del gobierno del estado, que envió brigadas médicas y asistenciales a Rincón de Chautla.

Incluso la esposa del gobernador, Mercedes Calvo de Astudillo, acudió a la comunidad en su calidad como presidente honoraria del DIF-Guerrero.

Este miércoles, los pobladores de Zochitempa y San Jerónimo Palantla acudieron a la ciudad de Chilpancingo para denunciar la supuesta estrategia criminal que está detrás de la exhibición de esos videos.

Con el respaldo del Frente Popular Francisco Villa, los pobladores de Zochitempa (Laguna Seca) denunciaron que un grupo de hombres armados procedentes de Rincón de Chautla incursionaron el martes en su comunidad y trataron de llevarse por la fuerza al comisario municipal Bonifacio Xochitempa Tlalcintla.

El propio comisario narró que el domingo fue visitado por una mujer, a la que identificó como Francisca, quien le ordenó acudir el lunes a Rincón de Chautla para participar en la visita de la señora Mercedes Calvo.

Debido al conflicto que prevalece con la policía comunitaria de Rincón de Chautla, el comisario respondió que no iría.

«Ella me dijo que si no iba por las buenas, entonces iba a venir el comandante y me iba a llevar por las malas», contó el comisario.

La visita de la presidente estatal del DIF a Rincón de Chautla se realizó el lunes, pero el comisario de Zochitempa no acudió.

Por ello, contó que el martes como a las dos de la tarde llegó una camioneta a la comunidad con siete hombres armados a los que identificó como Marco Salgado Gómez, Ignacio Morales Salgado, Florencio Tepetate Tazintle, Delfino Salgado Francisco, Eutiquio Salgado Francisco, Ceferino Salgado Francisco, Carmelo Salgado Morales y Luis Salgado Gómez.

«Yo pensé que si venían armados y nosotros andábamos a mano limpia, no podríamos hacer nada. Y que si me llevaban, quien sabe si me iban a regresar. Me querían llevar obligado», relató.

Pedro, un poblador de Zochitempa, explicó que temen que haya una masacre por parte de la policía comunitaria de Rincón de Chautla y por ello acudieron este miércoles a Chilpancingo, para buscar una audiencia con el gobernador Héctor Astudillo Flores y solicitar su intervención.

Comentó que los comunitarios de Rincón de Chautla «andan escondidos en el monte y como a las ocho de la noche empiezan a tirar balazos» contra el pueblo de Zochitempa.

«Nosotros tenemos miedo. Antes (la gente de Rincón de Chautla) trabajaba como policía comunitaria, pero ya no es una policía comunitaria, ahora se trata de delincuentes. Andan escondidos en el monte (…). A veces como a las 10, a las 12 de la noche, a veces como a las tres de la mañana (tiran balazos). A veces lo hacen de día», contó Pedro.

Los pobladores de Zochitempa y San Jerónimo Palantla reprocharon que la presidente estatal del DIF, Mercedes Calvo de Astudillo y el alcalde de Chilapa, Jesús Parra García, hayan acudido el lunes a Rincón de Chautla a entregar apoyos y anunciar obras, a pesar de que ese grupo armado mantiene azoladas a todas las localidades vecinas.

«Las personas de esa localidad que componen ese grupo armado se dedican al secuestro, al robo a casa-habitación. No es posible que la señora Mercedes Calvo y el presidente vayan a Rincón de Chautla a protegerlos, a decirles que les van a dar todo el apoyo y que (bajo su respaldo) sigan cometiendo crímenes contra las demás comunidades», reprocharon.

La Policía Comunitaria de Rincón de Chautla afirmó que cuenta con el respaldo de 17 pueblos de la zona. Sin embargo, los habitantes de Zochitempa y San jerónimo Palantla aseveraron que es falso.

«Eso no es verdad, tienen grupitos de cinco o seis personas en cada comunidad, son los gatilleros que tienen. Ellos someten a los comisarios, los de Zochitempa, Ahuixtla, Xolotepec y varios más han sido amenazados y sometidos a punta de arma para decir que respaldan estos actos ilícitos del grupo armado de Rincón de Chautla», aseveraron.

Por ello, hicieron un llamado al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, para que envíe al Ejército a resguardar la zona.

Advirtieron que si no hay presencia de autoridades podrían repetirse hechos como el ocurrido en febrero de 2015, cuando los comunitarios de Rincón de Chautla incursionaron en San Jerónimo Palantla, lo que dejó un saldo de cinco muertos y al menos 10 heridos.

Deja tu opinión